09 noviembre 2010

EN CALIENTE, LECTURA ELECTRÓNICA

Ahora que leí un libro entero, desde la primera hoja hasta la última, que lo llevé y lo traje. Que me acompañó en las largas horas en el aeropuerto de Mendoza mientras Aerolíneas Argentinas decidía si me traía de regreso a casa y afuera soplaba el Zonda, van los pro y los contra del gran esperado y a la vez temido libro electrónico.

Pro: se lee pipícucú. Una maravilla. Es como un libro. Quichinientas páginas sin cansancio visual, metiéndome tanto en la historia que olvidé el formato sobre el que estaba leyendo.

Contra: me olvidé de llevar el cargador de la batería y temía que la historia se me apagara en cualquier momento. No sucedió pero estaba todo el tiempo pendiente del asunto.

Contra: los libros bajados de Internet (supongo que no debe pasar lo mismo con los comprados para ese libro electrónico en particular) pierden a veces su estructura al pasarlos. No tenía división en capítulos. Para este libro en particular no me importó, pero tal vez en otro en el que cambie la voz o haya raccontos o algo así... me puede joder la vida.

Pro: me llevé 38 libros. Si uno no me gustaba, me instalaba en otro.

Pro: se pueden marcar las oraciones u párrafos que te gusten.

Contra: marcar las oraciones y párrafos es medio engorroso y después no encontré mis marcas.

Pro: se pueden pasar las páginas con un botón o haciendo el gesto de pasar página en una mini pantallita.

Contra: no se puede "hojear". Pasar cada página lleva su tiempo.

Contra: no es una contra muy grande, pero no me gusta demasiado el gris aburrido del fondo de página.

Pro: es livianísimo y, como le compré una funda con forma de libro, lo agarro con las dos manos, igual que un libro.

Pro: esto es una boludez fenomenal, pero me encantan los protectores de pantalla que trae. Cuando estoy un rato sin leer, aparece la cara de un escritor.

Pro: se puede elegir el tamaño de la letra, y sepan que yo empecé a usar anteojos para leer.

Contra: todas las instrucciones, menúes y demás están en inglés y, aunque pueda entender, me molesta.

Pro: me gusta el diseño que tiene.

Contra: todavía hay muy pocos libros en español para bajar/comprar.

Pro: cargar los libros, con programa Calibre, es una pavada.

Contra: se te va el dedo a donde no corresponde y se te fue el libro que estás leyendo, aunque con un solo toque volvés a la página que leías. (Igual es raro que suceda y conste que yo todavía estoy "jugueteando" con el chiche nuevo).

En definitiva: me encanta, lo adoro, me lo quedo, es mío mío mío.

La pregunta del millón:
¿Suplanta al libro?
¡¡¡DE NINGUNA MANERA!!!
Sí suma. Es un soporte más donde leer y transportar textos.

Informe sobre libro electrónico concluido.
Cambio y fuera.