26 octubre 2010

EL FUTURO ESTÁ ACÁ (SOBRE MI ESCRITORIO)

No sé por qué, siento culpa al escribir este post. Siento que me tengo que excusar, pedir disculpas, explicar. Veamos cómo me sale...

Lo hago con un video que muchos deben haber visto alguna vez, y que encontrarán ACÁ. Es realmente un muy buen video.

¿Seguimos? Hace dos años que, dentro del Diplomado de Logogenia, yo dicto el módulo de Ortografía, que es algo más que sólo el hecho de escribir correctamente. Uno de los temas que incluyo es Historia de la escritura. Desde la escritura cuneiforme, pasando por las inscripciones en caparazón de tortuga, el alfabeto fenicio, el papiro, la piedra de Rosetta, la imprenta de Gutenberg. La escritura ha tenido tantas formas como formas de lectura existen y, tal vez, entre todas ellas ha sido el libro el objeto ganador. Uno de los más perfectos inventos del hombre. O, como dijo Stephen King: "Los libros son la magia más portátil que existe".

A mí no sólo me gusta leer, me apasiona leer, sino que también me fascina este objeto de papel. Los incunables, los libros antiguos, los libros raros, los libros ilustrados, las primeras ediciones. Me gusta tener libros al lado aunque no los lea. Me gusta llevar libros a donde vaya. De chica no sólo leía libros sino que los catalogaba, los ordenaba por distintos criterios y jugaba a la librería. Les ponía precio en la primera página y los recomendaba a compradores invisibles.

Tanto amaba mis libros que, con apenas 8 ó 9 años tuve que hacer un trato con mi mamá para tener una biblioteca sólo mía. Si yo encontraba dónde guardar lo que había en unos estantes en el comedor diario, ella me los daba. Me los fui ganando de a uno.

Mi biblioteca creció. Muchas veces doné libros y vendí libros para poder hacerles lugar a los nuevos. Y seguirá creciendo, por supuesto. Pero... pero... ay carajo... acá viene... no tengo más espacio pero, sobre todo, no tengo todo el dinero que quisiera tener para comprar los libros que quisiera comprar. Tampoco creo que haya tantos árboles en el mundo para editar tantos libros. Y hay muchos libros que quiero leer pero que no me interesan guardar. Libros para estudiar un tema en particular, clásicos. Hay tanto y tanto y tanto... Por eso... por eso... por eso... ok, que salga como salga: desde hace tres días soy la feliz y culposa poseedora de un diabólico artefacto llamado LECTOR ELECTRÓNICO O E-BOOK. Una cosita así, con una pantallita asá, con tinta electrónica, y pasás las páginas así para un lado y para el otro, o ponés el dedo acá, y la cosa marcha.

He entrado al futuro de la literatura y, mientras, leo en la cama un libro titulado: "Nadie acabará con los libros". Maravillosa contradicción.

No puedo negarlo. Me encantan los chiches electrónicos. Me pueden. Leía e investigaba sobre e-books creyendo que nunca llegaría a tener uno, y aquí está. El futuro a veces llega más rápido de lo que uno cree.

En estos días todavía no leí nada en el coso éste. Me entretengo buscando y bajando libros. Clásicos, sobre todo, con los que tengo una gigante deuda pendiente y que además están libres de derechos. También encontré un par de libros que quería leer hace tiempo y que están agotadísimos. No quiero joder a ningún escritor con sus derechos como no quiero que me jodan a mí. De eso se tendrán que ocupar los ejecutivos de las editoriales. Quiero ser leída en un e-book pero también quiero seguir viviendo de la literatura.

¿El e-book matará los libros? ¡No! Qué cosa absurda. Ni a los libros ni a la literatura ni a las listas de compras ni a nada que, hasta ahora, necesita de lápiz y papel. Los libros tienen todavía mucha vida por delante, pero no infinita. La forma de leer, lo querramos o no, va a cambiar. Ya está cambiando. Y uno se sube al tren o lo deja pasar.

Yo me animo, entonces, como el tipo del video tratando de entender el libro.



7 comentarios:

Lucía dijo...

¿Qué modelo te compraste? Y si se puede preguntar, ¿cuánto te costó? Me muero de ganas de comprarme uno.

¡Espero que lo disfrutes mucho!

Antonia Romero dijo...

Si realmente te gusta leer no puedes resistirte. ¡Imagínate! Llevar una larga lista de títulos, bajo el brazo, allá donde vayas. Me gusta leer varios libros al tiempo, es una manía, y siempre los tengo rodando por la casa (incluso en el lavabo). Con mi ebook llevo una librería completa allá donde voy. Los libros en papel seguirán estando ahí, pero no todos los libros son para tenerlos físicamente.
Bienvenida al club.

Ivana Carina dijo...

Me resisto al e-book... Ajajaja!

Soy la loca de los libros impresos, ni siquiera los leo en la compu, no puedo, es más fuerte que yo.

Mi Retoñor me ha pedido que le compre... libros impresos! Jaja! Sisisii, una vez al mes quiere un libro, ya fuimos hace dos semanas a una libreria (mi paraíso terrenal! jaja!) y eligió uno sobre Malvinas y lo leyó en tres días! Ah, tiene 14 años, es decir, adolescente full time, usa la compu como una extensión de su cuerpo, pero cuando le dije que leyera el libro en la compu, me dijo que no, que él quería uno en papel... Hijo e' tigresa, jaja! :P

Perooo, soy consciente que debo adaptarme y que cuando menos lo piense, seguro que invierto y me compro un e-reader para cargar tooodos tus libros y los otros también, ajaja! :P

Te felicito y espero que cuentes como es eso de leer en el e-book... ;)

Besotes! =)

Verónica Sukaczer dijo...

Lucía: me decidí por el Nook y me costó la cifra que aparece en la página de Barnes&Nobles. Me lo trajeron de afuera y, de todos modos, no gasté un peso porque fue un regalo :-P

¡Antonia! ¡Tanto tiempo! Gracias por la bienvenida. Lástima que en Argentina aún ni siquiera despegó la era del e-book y sólo podré leer lo que encuentre en la red.

Ivana: ¡mis hijos también me piden libros de papel! El mayor está leyendo mucho. Pero... qué puedo decir, todo llega :-).

Cariños a todos

Diosesargentino JULIANO dijo...

leer es muy gratificante, pero sobre todo creo que los chicos de hoy sufren una falta enorme de incentivos con respecto a la lectura, como la conocemos en formato papel. Te mando un saludo y suerte.

A.S dijo...

Es interesante que ahora la palabra "libro" sea un concepto virtual.
Entre otras cosas, va a favor de salvar árboles, con tantos libros que no se merecen el árbol que los plasma.
Y divierte que te hagan pasar las hojas como si fueran las de un libro de papel, acordate de no mojarte la yema de los dedos.
Me dan un poco de lástima los pobres ácaros del papel...

Quique Figueroa dijo...

Saludo y celebro haber dado con esta inteligente y amable bitácora.
El video es imperdible, lo uso en infinidad de escenarios. Y me sigo riendo cada vez que lo veo.

¡Australes saludos!