21 septiembre 2009

¡QUÉ LIIIIIIIIIINDO!

Alguien, no sé quién, en un medio que no conocía, escribió esto de "La vida con subtítulos", y me alegró el día, la primavera, este año, la semana (que vino jodida) y hasta la próxima mamografía anual post-40, que odio profundamente.

Verónica Sukaczer es una escritora y periodista argentina de amplia trayectoria, con muchos libros publicados y premios ganados. Sin embargo, al leerla en el blog, se nos presenta como una mujer sencilla, ama de casa y madre, además de escritora, para nada soberbia a pesar de su vasto currículum; pero eso sí, divertida, fresca y capaz de un humor desopilante. De contenido muy variado, sus post son imperdibles, inteligentes, llenos de anécdotas curiosas y cómicas y un manejo de la ficción muy disfrutable. Es destacable su serie de posts en los que planteaba a los lectores el hecho de estar participando de un reality show secreto junto a escritores bastante conocidos y narrar sus experiencias en el mismo.
Pero no hay mejor forma de disfrutarlo que leyéndolo y siguiéndolo. Después de todo, ¿quién no quisiera, a veces, vivir la “vida con subtítulos”?
Sólo me resta decir: ¡que te recontra!

15 septiembre 2009

5770

En vísperas de Rosh Hashaná (Año Nuevo judío para los goys que nunca faltan), permítanme saludar a toda la colectividad, haciendo gala de todo lo maravillo que aprendí y aprehendí a lo largo de mi vida judía. Una oración que parte de mi alma y espero, reciban con los corazones abiertos:

Shaná Tová Umetuká kneidlaj guefelte fish y varenikes.
Baruja atá Adonai Ierushalaim shel zavá.
Strudel meshuguene meshíguene cop.
Jalá koilich varenikes nefeshe ieudi kadimá.
Aba naguila aba naguila aba naguila beisbimejai
Mezuzá maguen David kipá talit kreplaj.
Matzot matzat madrij madrijim madrijot.
Sheket. Sheket.
Macabi Hacoaj Hebraica.
Físhele kátzele féiguele méidele herzele nechumkele.
Bobe y Zeide. Zeide y Bobe.
Ashkenazi sefaradí.
Aleluia laolam Aleliuia iashirukulam
oy oy oy.
Goy shickse shalom menorah shofar
shabat kabalath shabat bar bat mitzvá shil brit jupá
oy oy oy.
Amén.

08 septiembre 2009

SE DICE DEL FORO

¡Carajo! Me agarraron de sorpresa. Hasta me hizo lagrimear esta gente, como si yo no tuviera nada mejor que lagrimear a las nueve de la mañana. La que sigue, es la gacetilla que la Fundación Mempo Giardinelli anda difundiendo por allí. Y mi post del blog, que escribí calladita, sin decir a nadie, aparece como "destacado". A ellos, gracias. A ustedes, gracias. Y a mí... bueno... me empieza a dar la impresión de que algo bueno debo haber hecho.
FUNDACIÓN MEMPO GIARDINELLI
Terminado el 14º Foro Internacional por el Fomento del Libro y la Lectura, la FMG informa que todas las ponencias están disponibles. Para acceder a ellas, visite nuestra página web ingresando al link Fotos y ponencias del 14º Foro. Asimismo, invitamos a leer tres imperdibles artículos que escribieron algunos distinguidos participantes del Foro: Verónica Sukáczer, Marcela Isaías (en La Capital, de Rosario) y Guillermo Saccomano (en RADAR, de Página/12).
--------------------------------------------------------------------------------------------------http://www.fundamgiardinelli.org.ar/
LEER ABRE LOS OJOSGracias por dedicarnos este breve tiempo de lectura.Este boletín se distribuye por copia ciega, que preserva privacidades.Si desea no recibirlo más, haga reply y escriba Remover en el Subject.

06 septiembre 2009

PECADOS LITERARIOS (que nadie está exento de cometer)

Creer que se ha escrito realmente lo que uno tenía en la cabeza (pecado típico de tallerista).
Escribir una obra fabulosa con un primer párrafo olvidable.
Escribir un cuento fantástico, pero al final todo resulta ser un sueño (pecado típico de autor inseguro).
No darle bolilla a los errores de ortografía porque total el editor los va a corregir si la obra es maravillosa.
Creerse escritor luego del primer cuento publicado en una revista que nadie lee.
Decir que uno "no corrige" porque lo que importa es la espontaneidad.
Decir que uno "no corrige" porque la literatura es escribir sin pensar, dejar que las palabras fluyan.
Ganar una mención en un concurso literario de la Biblioteca Popular Platero y yo de Villa Tachito, y decirlo a los cuatro vientos.
Escribir un gran cuento con un título lamentable.
Escribir un gran título para un cuento lamentable.
Creer que los adjetivos ayudan a plasmar los sentimientos con que uno escribe.
Creer que los adjetivos ayudan.
Compararse con escritores de moda para contar el estilo propio ("escribo como Cucurto, ¿viste?").
Creer que los editores son todos unos hdep porque no te publican.
O que existe un boicot editorial contra uno mismo.
Escribir sin signos de puntuación porque un gran escritor así lo hizo.
No saber usar los signos de puntuación.
Repetirse hasta el infinito, contando una y otra vez la misma historia en el mismo estilo.
No leer buena literatura incansablemente "para no contaminarse".
Creer que si se lee fácil, no es literatura.
Creer que si es entretenido, no es literatura.
Escribir bajo el influjo de grandes emociones.
Buscar en Internet consejos para escritores.
Enviar cuentos o novelas a escritores que uno no conoce, pidiéndoles que lean el trabajo y les den una opinión.
Escribir para el mercado, lo que se vende.
Defender a muerte los cuarenta lugares comunes que uno escribió en su minirrelato.
Decir que uno escribe sólo "para sí mismo".
Poner siempre algo de sexo o de violencia en cada texto, porque eso "es lo que el público espera".
Escribir para chicos con diminutivos.
Creerse por encima de los lectores.
No leer literatura popular (ni siquiera como curiosidad para saber qué se está leyendo en un momento dado) por prejuicio.
Creer que todas las mujeres escritoras escriben estilo "Allende".
Hablar de libros y de literatura y sólo de libros y de literatura.
Cargar siempre con un libro clásico que nunca se leyó, como accesorio de moda.
Descreer de los talleres literarios.
Creer demasiado en los talleres literarios.
Nunca darle una mano a quien empieza.
No divulgar jamás el nombre de un editor, para evitar que el enemigo le envíe sus libros.
Escribir como si se tuviera una fábrica de libros: uno tras otro sin descanso.
Autopublicarse (pecado mortal).