13 julio 2009

UN AUTOR ARGENTINO, POR FIN

En la última Feria del Libro me prometí comprar un libro de autor argentino. He despotricado más de una vez sobre la literatura argentina actual, pero en general lo hago sin saber, como cantidad de cosas que hago en la vida. Es decir: lo hago sin haber leído. Lo intenté. Juro que lo intenté. Empecé varios libros y ninguno lo pude terminar. En cuanto me doy cuenta de que mis ojos siguen leyendo, pero mi mente ya está repasando la lista del supermercado, ahí paro y el libro regresa a la librería sin miramientos.
Por otra parte, hay varias situaciones relacionadas con este grupo literario que me resultan antipáticas. A saber:
La mayoría de esos libros terminan a los seis meses de su apareción en la mesa de saldos, por lo cual no vale la pena gastar dinero por algo que en poco tiempo saldrá menos de la mitad. Además... si el libro termina su vida útil en la mesa de saldos... por algo será (ya vendré yo misma a cambiar esta línea cuando mi primer libro para adultos, que espero saldrá a fin de año, aparezca en la mesa de saldos. También voy a borrar esta aclaración, por supuesto).
Cantidad de estos autores más jóvenes que yo parecen ser meros personajes, que viven de presentación en presentación, blog en blog, instalación en instalación, lectura abierta en lectura abierta, y que se trenzan en rencillas cuyo objetivo, pienso yo, es aparecer en un recuadro de alguna revista cultural. Mucha exposición para poco contenido.
Pero a decir verdad, todo lo de arriba no deja de ser un prejuicio. O varios. O muchos.
Que dos o tres libros me hayan aburrido soberanamente no significa que todos los libros de autores argentinos sean malos. Para nada. No veo qué puede tener un autor inglés o uno norteamericano que no tenga uno argentino. Y por eso, vuelvo arriba, es que en esta última Feria del Libro me obligué a gastar parte de mi magrísimo presupuesto en un libro nuevo de autor argentino medianamente joven.
El elegido fue "Realidad", de Sergio Bizzio.
A medida que leo críticas, reseñas y escucho recomendaciones, voy anotando los títulos de libros que me gustaría leer/comprar. El de Bizzio estaba en la lista y no era muy caro. Y parecía prometer una historia más que un ejercicio de taller literario o una de esas cosas de metalenguaje combinadas con metaficción.
En definitiva, todo lo escrito arriba es sólo para decir que: me gustó. Y mucho. Lo comencé ayer a las 17 horas y para las 20 lo había terminado. No recupero mi fe en la literatura argentina actual, pero por lo menos he vuelto a pisar la iglesia.
Una buena historia, entretenida y bien escrita. A eso yo lo llamo literatura, sin necesidad de agregar el "meta".
Y como si el cosmos supiera que yo he vuelto a leer a un autor argentino, justo hoy sale en Clarín una entrevista a Bizzio sobre ese mismo libro. Todo lo que puedo agregar es: ¡qué suerte que lo leí ayer, y no sabía cómo pensaba, ni cómo se expresaba ni quién era!
Dicho esto, cierro el post, desinfecto el teclado y regreso a mi cuarentena literaria.

10 comentarios:

Cassandra Cross dijo...

Vero, qué lástima que no aprovechaste a llevarte también "Planet", del mismo autor, que estaba en la mesa de El Aleph a $5!
Yo hice combo de "Planet" con "El ciudadano de mis zapatos" de Pescetti, aunque confieso que no empecé a leer ninguna de las dos... venían más que recomendadas, y aproveché.

Saludos!

Verónica Sukaczer dijo...

Pero es que "Realidad" todavía no está en mesa de saldos, porque acaba de salir. ¡Costó caro!

Cassandra Cross dijo...

Lo sé, lo sé. Si hubiera sabido que había interés por Bizzio la mandaba antes a por la otra novela, nomás eso.

Saludos!

A.S dijo...

Verónica; mi amiga Vibitt (Viviana Bilotti)me recomendó tu blog; es que hace meses que me dice que soy un bolú que no me hago uno.
Es que deescubrí que escribo desde que Santa Ana me publicó un libro que se llama Caperucita Verde y otros Clásicos Recargados (es tambien para chicos, pero los grandes dicen que les parece que no)

Pero vamos al punto: todos dicen que casi grito al hablar, pero es que mi abuelo era casi sordo, igual que ahora lo es mi viejo.

Un saludo te robaré alguna ideas sobre cómo armar un blog.

Andrés Sobico (otro de la Biblio de Imaginaria)

Verónica Sukaczer dijo...

Hola Andrés, bienvenido. Siempre es bueno conocer a un colega.
Nos seguimos leyendo. Podés robar ideas, a cambio de aportar otras
:-). Si no, no vale.

Ezequiel dijo...

Hola Verónica, sospecho que lo tuyo con la literatura argentina más nuevita empezó como un matrimonio desavenido que terminó en divorcio. Pero hablo sin concocimiento de causa. Los prejuicios asumidos te llegan hasta las mesas de saldo: se trata de un tema de mercado y de stock, porque las librerías no tienen espacio físico suficiente para mantener los casi 20 mil títulos al año que se publican en la Argentina en la misma mesa. O me vas a decir que en las mesas de saldo no encontraste clásicos maravillosos.... Me detengo porque me embalo, y pasé por aquí de casualidad... "Realidad" me hizo reír mucho, pero ya que te gustó Bizzio, te recomiendo "Rabia", una perlita que merece estar en una mesa de saldos y no cubierta de sombras en algún depósito oscuro...
Saludos !

Pararrayos dijo...

Vero, me convenciste; voy a leer otro autor argentino que nunca leí, será un vicio nuevo Bizzio?

Pogo.oGt!!... dijo...

Hola! acabo de dar con su blog y me pareció muy interesante, nosé como llegué aquí haha...de alguna manera google me hizo llegar. Soy de México y me gustaría saber si en alguna libreria o de alguna manera puedo conseguir uno de sus libros? ...Bueno, mucho gusto y se ha ganado a un nuevo lector. Nos estamos leyendo : )

Verónica Sukaczer dijo...

Bienvenido Pogo.oGt! Sí, en México podés conseguir "Nunca confíes en una computadora", publicado por Alfaguara de allí.
¡Gracias por tu interés!

Lilian B. dijo...

Hola! yo tbn tengo mis prejuicios y juicios con la lit argentina actual, y tbn hace poco descubri a Bizzio. "Realidad" no me atrapó mucho, pero la primera novela q lei de él fue "Borgestein" y me encantó! la considero muy recomendable. Tendré q ver otros títulos! Saludos!!