09 junio 2009

ALGUNOS INCONVENIENTES DE ALZAR NIÑOS DURANTE LAS CAMPAÑAS POLÍTICAS

Cuando el discurso terminó y mientras un grupo comienza a desmontar la plataforma, la mujer se acerca al jefe de prensa.
-Perdón... -la mujer habla bajo, insegura, como hablan todas las mujeres que están acostumbradas a no ser escuchadas.
-¿Si? -el secretario le responde sin dejar de hablar por su teléfono celular.
-El nene... el nene que me devolvieron no es el mío... -dice la mujer como pidiendo perdón por la molestia que ocasiona.
El jefe mira hacia abajo, y vé a un mocoso agarrado a la pierna de la chica.
-¿Está segura? -pregunta.
-Sí... yo lo conozco a mi pibe, ¿vio? Y éste no es el mío...
-¿Y eso qué tiene que ver conmigo?
-Usté se lo llevó para que lo besen.
-Yo no hago esas cosas. Eso lo hace la oposición. A lo mejor se lo pidió alguien de la oposición -dice el jefe mirando hacia todos lados.
-No sé...
-Ustedes confunden a cualquiera con traje.
-No... pero mire... yo digo... ¿usté lo vio a mi nene?
-Tiene uno agarrado a la pierna -insiste el jefe.
-Le digo que no. No es el mío.
-Un pibe es un pibe. ¿No le viene bien éste?
-Y... no sé... yo no lo conozco... el mío se porta bien... ya estaba bañadito...
-Mire, lléveselo a su casa, y en unas horas, si le parece, entonces lo cambia.
-No sé... a mi marido no le va a gustar... se había encariñado... ¿Usted no se acuerda a quién se lo dio? Porque total acá nos conocemos todos...
-Ya le dije que nosotros no hacemos eso. Los votantes se acercan espontáneamente al doctor. Usted no lo vigiló, a lo mejor se lo dio a cualquiera.
-Pero si usté vino a pedirme al nene...
-Yo no puedo llevarme chicos, es la ley. No soy responsable de los menores presentes. En todo caso tendría que hablar con legal...
-¿Y están acá?
-No... legal no viene a estas cosas. Los de legal no se ensucian los zapatos.
-¿Y entonces..?
-¿Entonces qué? -pregunta el jefe mirando el reloj. La plataforma ya casi no existe.
-Mi nene, ¿a quién le pregunto por mi nene?
-¿Pero se va a llevar ése o no? -el hombre señala al pibe, que lo mira asustado.
-Sí, hasta que le encuentre la mamá. Es muy chiquito para quedarse solo.
-Mire, hagamos una cosa. Usted busca a la gente de seguridad, y les dice cómo es su nene y yo...
El jefe se queda un momento en blanco. El doctor pasa a su lado y lo están siguiendo los de la TV.
-¿Me da a su nene, señora?
-¿Qué?
-¡Rápido, rápido, su nene!
-¡Pero le digo que no es mío!
El jefe alza al nene y se lo encaja al doctor, que lo besa para las cámaras y se aleja con el pibe en brazos.
La mujer los mira marcharse.

1 comentario:

Pea dijo...

Los nenes cambiados ya son cosa de todos los dias, me acuerdo cuando en el hospital cambiaron a unos bebes y se dieron cuenta como a la semana y la prensa hizo un escandalo digno de atentado.
Al final las cosas siempre terminan apareciendo, será igual con los nenes.