19 enero 2009

MI POEMA APÓCRIFO

Ahora lo sé. Para ser un gran escritor no hay que escribir buenas historias, ni ser un artista de la lengua. No es necesario tener un best-seller ni un long-seller ni un clásico. No importa si tu libro fue vendido a Hollywood y un gran director lo arruinó. Tampoco hay que escribir un blog (y conste que hasta hace un par de días creía que ése era el camino). No es necesario ganar premios ni autoeditarse ni plagiar ni inventar debates en la facultad de letras.

Para ser un gran escritor, hay que escribir un gran poema apócrifo. Una poesía que le sea adjudicada por sorteo o licitación a un gigante literario.
Una poesía con destino de postal, de tarjetas de fin de año, de póster.
Una poesía que lea todo el mundo.
Borges tiene su poema apócrifo. También García Márquez. Brecht. Y ahora, Neruda.

Cada uno de esos poemas tiene su autor. No son anónimos, no fueron encontrados huérfanos en la puerta de una sociedad de escritores. Fueron escritos con -poco- talento pero seguramente muchas ganas y, por aquellos misterios del caos universal, cayeron bajo la firma de un escritor difícil de igualar.

Por eso, queridos lectores, he decidido escribir un poema apócrifo. Un poema que, espero y deseo, sea conocido y divulgado bajo el nombre de Alfonsina Storni o Kipling o Gabriela Mistral o Cesar Pavese o Fernando Pessoa o Ezra Pound o Rilke u Oscar Wilde o Antonio Machado o Vallejo. Un poema para power point, un poema para sentir que somos mejores, un poema para quienes aman estos poemas y les hacen sentir que, por lo menos han leído una poesía en sus vidas.

Que disfruten su lectura tanto como yo disfruté el escribirlo.

ANIMARSE
Hubiera querido animarme a hacerlo todo en esta vida.
Hubiera querido amar sin miedo ni ataduras. Entregar mi corazón de puerta en puerta y multiplicar los abrazos.
Hubiera querido animarme a volar hasta tus brazos. O hasta otros brazos. O por lo menos hasta alguien que pudiera atajarme.
Hubiera querido aprender todas las lenguas para decir te amo en todos los idiomas, y que alguien me entendiera.
Hubiera deseado caminar todos los caminos y traspasar todos los piquetes, saltar todos los peajes, luchar contra todos los puentes cortados.
Hubiera querido animarme a ser mejor, a crecer por dentro, a decir siempre la verdad, a hacerme una rinoplastía.
Hubiera querido animarme a dejar de lado los prejuicios y extender la mano sin mirar a quién, y sin importarme el reloj ni los anillos.
Hubiera querido ser más justa, gritar menos, tener más paciencia, ser más gentil. Sin embargo, tuve hijos.
Hubiera querido soñar más y dejarme llevar por los sueños sin necesidad de psicotrópicos ni ansiolíticos ni tranquilizantes.
Hubiera querido ser más firme y más segura. Decir sí cuando correspondía y no cada vez que hiciera falta, sin temor a perder mi trabajo.
Hubiera querido animarme a salir sin maquillaje, despeinada, desnuda, en un mundo ideal en donde fuera invisible.
Hubiera deseado que no me importara el qué dirán ni las malas lenguas ni los rumores ni los chismes, y aún así tener de qué hablar con una amiga.
Hubiera deseado animarme a compartir mi nombre, mi coraje, mis aciertos, mis ideas, mi pasión, sin pedir nada a cambio. Pero por algo existen los derechos de autor.
Hubiera deseado animarme a hacerlo todo en esta vida. Pero ya ven... tengo 40 años, y por algo es que sigo viva.

5 comentarios:

Pea dijo...

Está bueno ... pero no dejo de notar un toque pesimista.
Al parecer la vida en sociedad nos restringe hasta de ser uno mismo, entonces me pregunto ¿valdrá realmente la pena poder comprarse un auto, tener muchos malls, vivir en una casa gigante? ... nose, a mi todo esto me hace pensar en el colapso de la raza.
Yo naci con todo, agua potable, papel higieno, pasta dental ... pero si mis antepasados sobrevivieron sin esas cosas creo que tambien puedo hacerlo yo.
Aunque me fui hacia otro lado ... supongo que cuando somos viejos realmente nos atrevemos a hacer todos, quizas la vejez sea la verdadera libertad, no tenemos que aparentarle a nadie.
Lindas cosas que escribes.
:D

Romina dijo...

Llevó un tiempo largo leyendo tu Blog, no recuerdo exactamente qué día comencé a leerlo, pero si recuerdo que fue a raíz de la carta de lectores que apareció en Clarín.
Me gusta mucho la onda que tiene el Blog, todavía no encontré otro que me dejará pensando después de leerlo...

No soy de comentar en los Blogs, no sé por qué. Pero aprovecho esta ocasión para felicitarte por el Blog y por "Nunca confies en una computadora"!

También te comento que hace unos días decidí abrir un nuevo Blog dedicado más que nada a mostrar diferentes lugares de la Argentina, e invitar a futuros turistas a recorrerlos. De más está decir que podés pasar cuando quieras, dejar tu opinión y si querés, y no es mucho pedir jaja, sumarlo a tus links, como voy a hacer con el tuyo ;)

Saludos!

Ivana Carina dijo...

OK! Sorry, pero! Jajajjaa! No podés ser taaan ingeniosa muuujer! ^.^

Cuando empecé a leer el post dije: ¿En qué terminará esto?

Y la verdad.... Tu poema apócrifo: UN "PUEMA"!!! Qué pedazo de poema ... Aajajajja!

Y cuántas verdades!!!

Y me mató porque fui a la RAE (Y seee, de vez en cuando acepto que taaan perfecta no soy, por más leonina que haya nacido! Aaajjaj!) y la palabra apócrifo, a ha sido enmendada, pero no estoy de acuerdo con la última enmienda.... ^.^ ¡aaajajja!

Porque lo tuyo destila autenticidad! aaaajajajja!

¡¡¡Besotes!!!

adivinador dijo...

El poema tiene algún parecido con el mas famoso de los atribuidos a Borges (hay otro aquí)

Tal vez puedan publicarse juntos - el tuyo es el mejor - y nombrarse como "la época poster del maestro".

Con el tiempo, tu nombre saldrìa a la luz como autora de todos los poemas apócrifos y te harìas mas famosa que esa ignota norteamericana que escribiò "Instantes", esa looser.

Exitos.

Borgeaud y Croce dijo...

Verónica, es verdad lo que dices. Y demuestra el chatísimo nivel de la sociedad en que nos hemos y nos han convertido.
¿Te acordás cuando en los 70 el que no leía era un desubicado, un rechazado?¿Te acordá cuando se podía comprar en los quioscos La Opinión con tods sus artículos sesudos y sus suplemento cultural lujoso en contenido? Y en los ochenta pre desastre cultural menem Lo Hizo ¿Te acordás de Tiempo Argentino con las columnas de Osvaldo Ardizzone,Luis Soto, Osiris Chiérico? Pensar que su Director terminó formando parte del gobierno de la Rata senadora...
En fin, de un gran soñado proyecto nacional solamente queda un crédito blando para cambiar el lavarropas o la heladera. Leer es de gusto, ni en Internet, siquiera.
Por eso cualquier poema apócrifo, meloso y complaciente triunfa. Y los señores que escriben cosas como fernández, también. Golpe bajo y a la bolsa. Qué asco.
Qué pena. Qué desperdicio...

Saludos y abrazos (¿quien no necesita uno?)
Osvaldo