11 septiembre 2008

CHAPA Y PINTURA Y PISOS Y PAPEL

Hubo un día en que tenía un hall de entrada. Pero ya no tengo hall de entrada.
Hubo un día en que tenía un comedor. Pero ya no tengo comedor.
Y de a poco me van echando de mi casa. Hoy me llevaré notebook al hombro, libro (estoy leyendo "Una serie de catastróficas desdichas. El hospital hostil", de regreso a las fuentes) y partiré a donde el camino lo indique.

De ninguna manera abandono blog, pero pido licencia por tres semanas.
Están pintando mi depto. Y lijándolo. Y puliéndolo. Y plastificándolo. Y empapelándolo. Y quitándole alfombra. Y poniéndole piso nuevo. Y todo eso por el monto de dos premios literarios obtenidos el año pasado.

Así que será hasta prontito en depto. viejo con cara nueva. Si es que sobrevivo.