19 agosto 2008

MUTANTE

He mutado. Como corresponde a toda mutación, he mutado en otra cosa. Es lógico. Me sería súmamente difícil mutar en mí misma.
Como el infeliz de La Mosca o el verde del Increíble Hulk, un accidente producto del azar provocó cambios en mi estructura molecular y, por lo tanto, ya no lo soy la misma. Ésta es mi forma de aceptarlo, de entenderlo. No deseo ir por la vida con una personalidad pública y otra oculta y peligrosa. No quiero tener que inventarme nombres ridículos ni quedarme en ropa interior cada vez que la mutación se active.
Por otra parte, a cada momento me doy cuenta de que no hace falta un estímulo externo para convertirme en esa otra cosa. Ya soy yo. Es parte de mí. Soy ella y sigo siendo yo.
He mutado.
Todo comenzó por una carta que envié a un diario y fue publicada en el año 06. Por esa carta, me quiso conocer una persona. Esa persona quiso que conociera a otra persona. Esa otra persona me propuso que hiciera algo. Yo, ingenua, lo hice. Las consecuencias están a la vista.

Antes yo leía y escribía ficción. Me dejé maravillar con libros como "Nunca me abandones" de Ishiguro o "En picado" de Hornby. Leí "Eres una bestia, Viskovitz" de Boffa, y escribí un libro de cuentos para niños inspirado en ese libro. Estaba en mi elemento.
Pero entonces sucedió todo lo de arriba y muté.
Los últimos libros que he leído, y los que tengo en parrilla para leer son:
"Leo pero no comprendo, estrategias de comprensión lectora".
"El mundo de las palabras" de Steven Pinker.
"Manual de gramática del español" de Ángela di Tullio.
"Un antropólogo en Marte" de Oliver Sacks.
"El instinto del lenguaje" de Steven Pinker.
"Deficiencia auditiva, guía para profesionales y padres".
"La arquitectura del lenguaje" de Noam Chomsky.
"La palabra complementada" de Torres Monreal.
"El conocimiento del lenguaje" de Noam Chomsky.
"Reglas y representaciones" de Noam Chomsky
además de una cantidad inusitada de apuntes, tesis y trabajos varios.

Antes leía cosas como:

"Nacer no es nunca una experiencia agradable, pero para nosotros fue un cuarto de hora horrible. Tras habernos parido bruscamente, mamá nos miró y con repugnancia y empezó por decir:

-¡Malditos monstruos, obra del demonio, criaturas infames!

Ahora leo cosas como:
"La subindización, superindización y la coindización desempeñan un papel fundamental en la denominada Teoría de la Rección y del Ligamento (RL). La relación de ligamentos (anáfora-antecedente-etc) se expresan en términos de cosubindización, en cuanto las relaciones de no-ligamento (como la de un sujeto expletivo y la cláusula extrapuesta) y la concordancia del sujeto lo hacen basándose a la cosuperindización".

¿Lo entiendo? Quiero creer que sí. (Bueno, no. No lo de arriba por lo menos. Lo de arriba es un conglomerado de palabras que alguien inventó y unió con el fin de parecer muy inteligente. Por lo menos, más inteligente que yo). Espero que la mutación incluya por lo menos una guía rápida o un listado de palabras difíciles. ¿Acaso el Increíble Hulk comprendía el por qué de su pérdida de calzado? ¿Entendía el de La Mosca su apetito de excrementos? No, uno no comprende, aunque a veces luche contra la mutación.
Ayer, sin ir más lejos, comencé a leer en forma compulsiva una novelita entretenida. Como cuando voy corriendo a la heladera y tomo un sorbo de coca directo de la botella.
Pero por lo menos, la mutación me está haciendo una persona bastante más formada. (Y dicho sea de paso, no tiene nada que ver estudiar a los 18 que estudiar a los plinplin, con todo el conocimiento que uno lleva encima, la experiencia de vida, y el cerebro en el cénit de sus posibilidades biológicas).

Existen otros casos de mutaciones en el mundillo literario.
Modelos, cantantes y actrices que mutan en escritoras. Escritores serios que mutan en gurús de autoayuda. Gurús de autoayuda que mutan en modelos. Presentadores de TV que mutan en conferencistas vía libro publicado. Bloggers que mutan en escritores y escritores que mutan en bloggers (ése ya es un clásico). Escritores de culto que mutan en autores de poemas apócrifos. Personas que vivieron un hecho traumático que mutan en autores de libros que ayudan a superar hechos traumáticos. Buenas escritoras que no venden que mutan en escritoras de chicklit. Escritores que mutan en autores de libros para niños cuando la literatura infantil se pone de moda y vende muy bien.

No nos une el amor, sino el espanto, hubiera dicho el maestro. Y es cierto. Nos unen nuestras monstruosidades, nuestra diferencia, nuestra caída estrepitosa en una forma nueva y desconocida.
Soy yo. Pero ya no lo soy. No sé si despedirme o presentarme. No sé si es por un tiempo o para siempre. No sé si es un paso a otra cosa que todavía no conozco. Lo digo y lo cuento por las dudas. No vaya a suceder que me pierda y un día no logre siquiera encontrar el camino hasta este blog. O peor, comience a escribir sobre semántica.

13 agosto 2008

LOGOGENIA.BLOGSPOT

Conocí a Patricia Salas. Descubrí la logogenia. Viajé a Salta. Comencé el diplomado. Viajé otra vez a Salta. Seguí estudiando. Me convertí en diplomada en logogenia. Tuve mi primera alumna. Trabajo en una escuela. Doy charlas. Recibo consultas. Oriento. El año que viene estaré dictando el diplomado bajo el mando de Salas. Y todo eso ahora será parte de...

10 agosto 2008

8.8.08 a las 8:08

Mirá, a mí los deportes no me interesan demasiado. He practicado algunos sin ganas (tenis, patín, pelota al cesto, handball) pero mirarlos, eso si que no. Me aburro, viste. Sin embargo, recuerdo muy bien los anteriores Juegos Olímpicos.
Resulta que a mi marido le dolía el pecho. Y llamamos al médico. Y vino una doctora jovencita, simpática, que leyó mal el electro. Y lo internó. Y el tipo –mi marido- aprovechó para apoliyar de lo lindo dos días en una habitación privada con servicio completo, mientras yo lo cuidaba despierta. No fuera cosa que tuviera un paro ahí mismo y nadie se diera cuenta.
Lo vigilaba y miraba la tele, claro, que para algo pedimos –y pagamos- el servicio de cable en el sanatorio. Pero no había nada para ver. 81 canales y ni un mísero programa decente. Excepto los Juegos. Así que recuerdo haber pasado dos días mirando salto en garrocha femenino. Repeticiones incluídas. Creo que ése fue el mayor acercamiento que tuve a los deportes en toda mi vida.
No te digo que vaya a ser diferente esta vez. Me atrajeron dos minutos de tiro nomás. A mí me gustan las armas, qué te puedo decir. Es políticamente incorrecto, pero una vez tiré con una .38 en un polígono de Miami, y me gustó. Viste que allá podés ir a Disney o entrenarte en una milicia, es lo mismo.
Pero en fin, te digo, pueden pasar los Juegos Olímpicos, el Mundial, las Olimpíadas de invierno, las especiales, que a mí no se me mueve un pelo.
Excepto por las inauguraciones. Las inauguraciones sí me gustan. Ese prodigio de organización, gasto público y coreografía gigante. Tienen algo las inauguraciones. Mezcla de magia y de política. Por un lado hay treinta tipos en malla bailando en el aire, y por el otro te enterás que taparon los edificios feos o trasladaron a los mendigos a un país a cambio de dos medallas de cobre.
Por eso me grabé la china, para verla a mi gusto. Yo me dije: los chinos inventaron casi todo lo que se puede inventar, seguro se mandan una apertura de la puta madre. Y no me equivoqué. ¡Clonaron 5000 seres humanos solamente para que en la fiesta todos fueran igualitos! Impresionante. Porque mirá que uno dice que los chinos son todos iguales y a mí eso me parece una desconsideración, una falta de respeto, un prejuicio. Son todos bien distintos. Como los caucásicos o los negros. Cada uno con sus rasgos. Pero estos no, los de la tele eran todos igualitos y casi todos hombres. Yo me dije: y claro, si allá a las nenas las adoptan los yanquis. Pero bien que bailaban y se movían todos al mismo tiempo. Todo tai chi chuan y kung fu. Muy bien pensado. Yo esperaba más dragones, por ejemplo y no, no hubo. Seguro que creyeron que todo el mundo esperaba dragones y dijeron: nada de dragones. Son unos vivos bárbaros estos chinos. Y esa Tierra por la que corrían personas, qué fantástica. Me quedé un poco preocupada por los que estaban cabeza abajo. Se les iba toda la sangre, ¿no? ¿Les habrán pagado más a los que estaban cabeza abajo que a los que andaban como la fuerza de gravedad dispone? Igual muy lindo. Yo miré todo. Bah, en realidad como lo tengo grabado miré hasta que llegó la delegación de Francia. Ahí, mientras saludaba Sarkozky y el hijo, dije basta y apagué. No es una crítica a la política francesa, sólo que ya estaba cansada.
Qué lindo lo de las delegaciones. Te emociona, ¿no? Ahí tenés un compendio de la raza humana, un manual ilustrado de costumbres. A mí me gustan las que van con trajes típicos. Los africanos por ejemplo. Algunos parecían sacados del National Geographic. Ahí ves a quién le hizo los trajes Nike y a quién la señora Mecha de la esquina. Qué pintoresco. Había unos que tenían unos gorritos que parecían sacados de Mc Donalds, pero lo que más me llamó la atención, es que en general las mujeres deportistas, cuando se visten de civil, parecen azafatas. Pobres chicas. Viajan tanto por el mundo que cuando se tienen que vestir con pollera y zapatos, el ejemplo más cercano que tienen de elegancia es el de las azafatas.
En cuanto a la ropa de Argentina… sosa te digo yo. Trajecito blanco muy lindo, limpio, pero había mil deportistas vestidos igual. ¿Sabés qué me hubiera gustado ver? Pantalones de campo con faja argentina y alpargatas. Pero a mí nadie me preguntó.
Había países que te juro que nunca oí nombrar. Saint Lucia, por ejemplo. No me digas que hay un país que se llama Santa Lucía. Seguro que se trata de un convento que se anotó en los juegos. O Baharain, o Barahan, empezaba con B y tenía una h en el medio, seguro. Y ni te digo el tema de las banderas. Yo me fijo a ver si las reconozco y no, un desastre yo. Ahora… hay algunos países que esperemos que no se junten… es llamar a la desgracia. Habría que hacer juegos diferenciados por ideología, digo yo. Por ejemplo, pasó Israel, y enseguidita pasa Palestina. Ahí yo te digo que va a haber quilombo. O Irak seguido de Irán. ¿Era necesario ponerlos tan juntos? Congo y República Democrática de Congo. Queda feo eso de lanzarles a la cara la falta o el exceso de democracia, ¿no? Y había otros… yo no quiero pensar mal… pero había algunos deportistas, de ciertos países… que pasaban y como esperabas que uno explotara, no sé…
Otra cosa: ¿viste esos países en que todos pero todos pero todos son rubios y de ojos claros? Dinamarca por ejemplo. Pero además cada mina es el equivalente a lo que aquí llamamos súpermodel. Qué jodido. Si todas son lindas, ¿con quién competís? ¿Quién es más linda que vos? ¿La inteligente?
Qué momento para el que está ahí, ¿no? Vos veías a los deportistas todo emocionados, concentrados. Había un árabe que iba hablando por celular. Yo le leí los labios: “¿A cuánto dijiste que cerró el crudo?”. Y otros tan serios… para mí que iban pensando “este es el momento más importante de mi vida, ojalá hubiera conseguido un sponsor”. Había delegaciones que iban todos así, a cara de culo, como sentando posición, y después estaban… los argentinos. A los nuestros les faltó hacer un trencito y tocar los pitos. Pero qué alegría. Siempre dando la nota. Era pura joda eso, yo no sé si se puede, si no hay un protocolo que te dice cómo actuar mientras desfilás, pero para mí que los muchachos se pasaron. Después de los nuestros les siguieron, en plan de joda, los uruguayos y los españoles. Latino hay que ser. Y no te sigo la lista porque te dije que ví hasta Francia.
Pobrecitas esas delegaciones de cuatro infelices, ¿no? Iban caminando a cinco metros de distancia uno del otro como para llenar un poco el espacio. A esos abanderados se los veía con un poco de culpa. Como diciendo: “y bueno… para más no nos alcanzó la vaquita…”
Igual lo importante es estar, ¿no? Competir.
¿Y viste qué lindo cuando saludaban los mandatarios? Estaba la Letizia de España, tan flaquita esta chica, a mí me preocupa. Había otros que saludaban a los suyos con ganas y algunos que los miraban de una manera… yo creo que si ésos no ganan algo después les cobran multa en su país o les cortan las manos. No sé…
Bueno. Empezaron los Juegos Olímpicos. Y esto es todo lo que yo voy a decir al respecto.

01 agosto 2008

4 AÑOS

Mañana 2 de agosto, este blog cumple 4 años. Como ya lo he descubierto desde el primer cumpleaños, soy yo la que tiene que organizar la fiestita, pero no recibo regalos.

Han sido 4 buenos años. La mayoría de los blogs sin función específica no logran llegar al fin de la primerísima infancia, ni prepararse para ingresar al preescolar.
"La vida con subtítulos" no es un diario personal. No es un blog netamente literario. No subo aquí ficción literaria "formal". No escribo sobre mujeres, ni sobre hombres, ni sobre otros seres no clasificados. No difundo las últimas novedades literarias ni informáticas ni sobre celulares ni sobre celulitis. No cuento mis intimidades amorosas, no soy anoréxica, ni obesa, no estoy deprimida, no busco marido, no me han dejado, ni me hago pasar por quién no soy.

Y sin embargo, logré que un blog que habla de nada en especial llegara a los 4 años. Y logré que ustedes me acompañaran en la aventura.

El blog me ofreció momentos maravillosos, delirantes y angustiantes.
Por ejemplo...
La primera vez que alguien me reconoció por haber leído uno de mis libros, y se asombró de encontrarme en este "pantalla a pantalla".
Haber encontrado la página de un muchachito nazi que declaraba ser fan de uno de mis libros.
Conocer a un distinguido y conocido escritor y que la amistad trascendiera al mundo real.
Recibir premios de esos que se dan entre blogs, lo cual nunca anuncio.
Recibir propuestas laborales (algunas se dieron, otras no).
Saber que puedo escribirles a varios otros blogueros a quienes no conozco personalmente, por x motivo, y que me responderán.
Que me confundan con el autor de una poesía que subí una vez, nacido a principios del siglo XX.
Que me amenacen públicamente.
Que me puteen cantidad de veces.
Ver mis escritos en otros blogs, y que siempre me nombraran correctamente, lo cual agradezco.
Aparecer en ránkings, listas, recopilaciones de blogs, cuando creía que no me conocía nadie.
Sumar centavos en AdSense.

Por ustedes y con ustedes, FELIZ CUMPLE A MÍ.