30 noviembre 2008

LOS ESCRITORES INÚTILES. Ermanoo Cavazzoni

Cada tanto en una familia normal nace un escritor pero nadie lo sabe. Por lo tanto lo educan de manera indiferenciada; le dan la leche materna, después las papillas, le enseñan a caminar con los pies y no con las manos, le enseñan la lengua materna como se la enseñarían a cualquiera de nosotros, y después comienza su vida de escritor incomprendido y tratado de manera igualitaria. Por ejemplo, al nosaber que lo que tienen enfrente es un escritor, en la escuela los maestros lo subestiman, a toda costa quiere que esté sentado en el banco, y el escritor patalea, o bien se deprime, o bien atormenta a su compañero de banco, que en general es un alumno normal, destinado a la normalidad, con sus aprensiones hiperkinéticas; o viceversa, más a menoso es al escritor al que atormentan, pinchan con alfileres oxidados, manchan con tinta indeleblemente, de buena gana le tiran pedos en la nariz para que los respite y se ahogue. Hacen eso inconcientemente, y el escritor crece burlado, flaco, inadaptado. Eso se nota sobre todo en las fotos escolares donde al escritor se lo ve muy blanco en un rincón, o bien oliváceo, en el centro, con ese aire lívido y sufriente de emigrante, rodeado por la burla de los repetidores. Hay quien dice que eso es bueno, porque el escritor debe conocer cuán dura es la vida, de donde extraerá después eterno argumento de inspiración; hay en cambio quien dice que eso es malo, porque un escritor debería ser separado del pueblo, aislado desde chico y tratado de modo especial, de lo que extraerá su agudeza y su mentalidad asocial. Sin embargo el escritor es enviado a la escuela, donde se mezcla con los niños en el conformismo más abyecto, tanto que crece como un pollo de criadero en la asquerosa mentalidad infantil; se deja poner en fila, come sentado alimentos modestos, hace caca y pis según los métodos de los pedagogos. Y cuando aprende a escribir se lo mantiene en un estado de minoridad e incompetencia que hacen de él el típico negligente, con los pies olorosos y los zapatos de goma, lo que justifica después las vejaciones que sufrirá durante toda la vida.
Por eso, en un cierto punto, hacía falta ver científicamente cómo se desarrollarían los escritores en estado natural. Se tomaro cuatro escritores y se los aisló en un orfanato. ¿Cómo se los distingue? El asunto es controvertido: hay quien dice que todos los verdaderos escritores se parecen; hay quien dice que ya nacen sabiendo hablar. ¿Qué lengua hablan?, cuestionan otros. Una lengua arcaica, adánica, dicen los especialistas, un esperanto constituido por cuarenta y dos vocales con el que pueden expresar detalladamente sentimientos y conceptos. Gimotean, pero con gran verborragia y delicadeza.
(...)

2 comentarios:

sebabrunas dijo...

HOLA SOY SEBASTIAN Y ELABORE UNA NUEVA RAMPA y PARADA DE COLEVTIVO, ESPERO QUE LE GUSTE.
http://patagoniacientifica.blogspot.com/

nehuatl dijo...

O simplemente permanecen callados siendose menos.

Me gusto lo que has dicho. Pero, ¿Como diferencias tu a un escritor del resto que lo acompaña?