08 julio 2008

PARA ORGULLO DE SUS PAPIS Y MAESTROS

Josefina, Belén y Luisina son tres chicas menores de 14 años que viven en la provincia de San Juan y que leen. Así de sencillo. Me contactaron para un trabajo práctico, y otra vez para organizar un grupo de lectura. Desde aquí no puedo menos que apoyarlas, aplaudirlas, acompañarlas, asesorarlas y sentirme muy pero muy orgullosa de que sean como son. Va una parte del trabajo que escribieron.

Muchos adultos creen que a los jóvenes argentinos de hoy nos sobra tiempo para realizar actividades “frívolas” (desde su punto de vista) y por eso agregan actividades extras a nuestro ajustado horario. De forma que nosotros tengamos que elegir entre el modo de disfrutar de nuestro momento de relajación el cual puede ser una agradable tarde de lectura, o salir con amigos -vale aclarar que nosotros elegiríamos salir con nuestros amigos-. Ésta puede ser una de las tantas respuestas al interrogante primero.
Un punto de vista de gran importancia es el perfil de cada tipo de chico. El adolescente que no tiene la costumbre de leer generalmente es el ser llamado tipo común, a veces el personaje leído en los libros, pero no el que lee-como ya aclaramos anteriormente-. El joven que lee, es generalmente el chico raro, botón, traga, gusano de libros, etc. Entonces nos da pie para las siguientes interrogantes ¿Por qué es que se los excluyen de tal forma a estos jóvenes? ¿Es que acaso la sociedad se ha vuelto no lectora? Cosa muy importante a tener en cuenta cuando se nos estudia: los
jóvenes y la sociedad, sobre todo ya que en esta etapa de nuestra vida que la sociedad representa un papel tan importante.
¿Y los profesores? ¿Qué papel cumplen con respecto a nuestras lecturas? ¿Son conscientes de cuál es la mejor forma de incitarnos a leer un libro? ¿O siguen creyendo que enviándonos a leer libros es la mejor forma de iniciarnos en el arte de la lectura? La verdad es que actualmente los profesores rara vez recomiendan libros a los alumnos, a no ser el profesor de literatura, claro está. ¿Qué opinan los profesores de la actual lectura de los adolescentes en Argentina? ¿Qué opinan los bibliotecarios? Aquellos trabajadores que seguramente sabrán bastante acerca de los nuevos hábitos de lectura en los jóvenes argentinos.
Planteamos las interrogantes desde cuatro puntos de vista: los padres, la sociedad, los profesores y los bibliotecarios, pero ¿Qué hay de aquellos que no están delante del libro sino detrás? Los autores tienen una interesante opinión sobre ¿Por qué no leen los adolescentes? como nos podrá demostrar Verónica Sukaczer.



No hay comentarios.: