30 abril 2007

LOS LECTORES DICEN. O DE LECTURAS Y LECTURAS

Dos lectores, en diferentes momentos, me escribieron en relación al mismo post. Fueron e-mails privados, por lo cual resguardo su identidad y copio sus palabras:

Hola amiga veronica, me topé con tu blog y leí el arículo relacionado a lo de DIOS SE COMUNICA EN WINGDINGS.Pues mira que comparto contigo tu revelacion acerca de que Dios se comunica en wingdings, pero eso no es todo, Dios te puede hablar de muchisimas maneras. Ya sea por sueños, visiones o por la Biblia.Bueno me da mucho gusto que se te halla revelado eso, fijate que yo antes de leer tu blog leí también el mail de lo de las torres gemelas y pues me clavé también poniendo nombres en wingdings y pues como Cristiano, pues el primer nombre que puse fué JESUS y para mi asombro lo que interpreté fue algo asombrosamente maravilloso y real como lo es JESUS, y lo que hizo por nosotros.En mi interpretación yo lo leo de derecha a izquierda, la "S" significa la sangre. . la "U" la cruz de Cristo. la "E" indica hacia o te dara , la "J" es la vida o la felicidad. Amiga, esto me trae loco, Dios no es un Dios de coincidencias, es muy claro lo que nos trata de decir:
"La sangre que cristo derramó en la cruz por nuestros pecados nos dió felicidad y vida eterna"Jesus hizo el sacrificio en la cruz por nuestros pecados y pagó el precio.El dió su vida por nosotros, y ahora nosotros debemos entregarle nuestra vida y dejarlo que viva en nuestros corazones.Tú eres un pecador y seguramente estás arrepentido. Ahora mismo, dondequiera que estés, eleva una oración a Dios. No tiene que ser una oración extensa o en voz alta, ya que Dios está ansioso de salvarte. Sólo tienes que decir: “Oh, Dios, soy un pecador. Perdóname, estoy arrepentido, ten misericordia de mí, te acepto que vivas en mi corazón y sálvame en el nombre de Jesús”. Ahora sólo cree en su Palabra. “Porque cualquiera que invocare el nombre del Señor será salvo” (Romanos 10:13)El plan de salvación es sencillo: tú eres un pecador, y por serlo debes morir o creer en Jesús como tu sustituto, quien murió en tu lugar, fue sepultado y resucitó de entre los muertos. Invoca el nombre de Dios, reconócete pecador y pídele tenga misericordia de ti y te salve en el nombre de Jesús. Entonces cree en su Palabra y declárate salvo por fe.Seguramente dirás que esto no es todo para ser salvo, pero si lo es; eso es absolutamente todo. Gracias a Dios muchos han confiado en Cristo a través de este sencillo plan. Esto está escrito. Es el plan de Dios. Créelo y síguelo. Ahora es el tiempo de hacerlo, hoy es el día de salvación. “Ahora es el tiempo favorable, ahora es el día de salvación” (2 Corintios 6:2) “No te jactes del día de mañana; porque no sabes que dará de sí el día” (Proverbios 27:1)Si no has comprendido, lee estas palabras varias veces hasta que logres comprenderlas. No lo deseches hasta que lo entiendas. Tu alma vale más que todos los tesoros del mundo. “¿Pues de qué le sirve al hombre ganar el mundo entero y perder el alma? ¿Qué recompensa dará el hombre por su alma?.” (Marcos 8:36-37)Sobre todas las cosas asegúrate de ser salvo. Si pierdes tu alma también perderás el cielo, lo perderás todo. Que Dios te ayude.

P.D. Me gustaría que respondieras a este mail para que me des tu punto de vista y seamos amigos.

Qué tal Verónica :
Leí tu interesante artículo " DIOS se comunica en wingdings " , me pareció cómico pero al mismo tiempo entretenido , sobretodo por el simbolismo matemático-computacional que manejas , me llama la atención de donde obtuviste la información para descifrar por decirlo de algún modo los datos que obtuviste en dicha fuente de letras .
En dado caso que me respondas este e-mail , me gustaría saber que dice esta fuente de letras de mi fecha de nacimiento y mi nombre , de antemano sé que no eres una lectora del tarot , ni te dedicas a leer la fortuna , sin embargo estoy completamente convencido de que hay conocimiento donde ni siquiera lo imaginamos y que podemos obtenerlo solo poniendo mas atención en las cosas , situaciones y personas que nos rodean .
Mi nombre es XXX , tengo 22 años , nací el día...
De antemano agradezco el tiempo que empleaste en ller este e-mail .

Aquí tendría que despacharme con un análisis sobre las lecturas que pueden hacerse de un mismo escrito. Pero me parece que ha quedado sobreentendido.
Yo continuaré maravillándome con, y de mis lectores, y espero poder continuar entreteniéndolos -y haciéndolos pensar- con mis escritos.

24 abril 2007

FUI.COMPRÉ. VOLVÍ

Es mi obligación profesional, ética, moral, impositiva y ontológica escribir una amena crónica sobre la feria del libro si voy a la feria del libro. Eso es lo que haré a continuación, si el amable público lector me lo permite. Fui. A la feria del libro. Más precisamente el día domingo 22 de abril a las 15 horas. Tengo que advertir a los lectores presentes que jamás acostumbro a ir a la feria un día domingo, y que tampoco lo hago acompañada. El por qué de tan drástico cambio en mi rutina anual puede llamarse "lluvia". "Llueve, llueve de nuevo, y aquí en mi corazón, cómo diluvia", diría Prilutzky Farni. "Llueve a cántaros/ llueve/tantos años/que llueve" diría Idea Vilariño. La cosa fue así entonces: llovía. Como llovía y no podíamos hacer lo que hacemos todos los domingos (no voy a entrar en detalles sobre mi vida privada), enviamos a los niños lejos. A mi marido, en cambio, no pude dejarlo en ningún lado, y no me quedó más remedio que llevarlo. Seré minuciosa y precisa, porque así es una buena crónica. Fuimos. Estacionamos sobre la avenida. No había cuidadores, y una sensación de pequeña victoria, de cinco pesos ahorrados nos recorrió como una brisa cálida y húmeda. No importaban las dos cuadras que debíamos recorrer a los charcos. Importaba que no pagamos. Entramos rápido, confundiendo al púber empleado con mi certificado de discapacidad, señalando a mi marido y murmurando algo así como "él me acompaña". Segunda victoria. No pagamos entrada. Enseguida, y por temor de que el púber nos persiguiera para averiguar por qué precisaba de un acompañante, ingresamos al pabellón principal propiamente dicho. Ese es el momento en que, cada año, tengo mi pequeño átaque de pánico: pienso si es necesario que yo agregue un libro a esa infinita población de libros. Y la respuesta es siempre: no.
Una vez en el lugar informé a mi marido que la feria se recorría a mi antojo. Y aunque vuelva a hacer bromas sobre el tema, tengo que aceptar -y eso que él es la única persona en el mundo que no lee este blog, por lo cual estas palabras no servirán siquiera para que hoy lave los platos- que me resultó más entretenido estar en la feria con él que sola. Bien, caminamos. Miramos libros. Preguntamos precios. Leímos contratapas. Fui al baño una vez. Tomamos en total 1 lágrima, dos cortados, 1 medialuna y él dos vasos de Fernet. Me compré un chocolate relleno con dulce de leche. El conjunto elegido para la feria fue: remera blanca escotada de modal Spaceball, jeans Ver, zapatillas Nike, mochila gris Kill. Maquillaje casual. Joyas propias. Recorrer la feria nos llevó exactamente seis horas. Mi marido quería ver a Donato Di Santis. Lo vimos. Se había colocado en la remera el cartel con su nombre. Simpático. Había gente haciendo cola para que le firmara W. Smith. No fuimos a ninguna charla, conferencia ni recital. Pasamos rápido el escrache al stand de Finlandia, para que no nos atrapara la manifestación y nos dejara en otra parada. Había gente pero la cosa no pasó a mayores. No hubo que empujar, ni patear tobillos, ni dar codazos, ni insultar a nadie. En definitiva, y luego de todo esta maravillosa visión que les acerco de la feria, puedo decir que no tengo nada interesante para contar.
Sólo me queda por decir que liquidé los $265.- que conseguí por la venta de mis libros (ver un post por ahí abajo). Salimos agotados, yo feliz, me dolían los pies, no llovía. Buscamos a los niños. Regresamos a casa.
Las adquisiciones de este año fueron:
"En lo más implacable de la noche", de Idea Vilariño ($16.- pero lo pagué $8 porque en esa editorial tengo descuento por autor, chupate esa mandarina)
"Los hundidos y los salvados", de Primo Levi. $35
"Woody Allen, filosofía del humor", de Vittorio Hösle, $30.-
"Escribir teatro", de Ricardo Halac, $29.-
"La historia del amor", de Nicole Krauss, $49.-
"N.P" de Banana Yoshimoto, $38 .-
"Kafka en la orilla" de Haruki Murakami, $43.- (creo)
"La última lágrima" de Stéfano Benni, $4.-
"Basura" de Héctor Abad Faciolince, $4.-
"Asquerosología, de la cabeza a los pies" (para los chicos) $26.-
Y me quedé con las ganas de:
"El libro negro del psicoanálisis" $65.-
Mágicas conclusiones y preguntas filosóficas sobre un día de feria:
¿Por qué hay gente que lleva a sus niños?
Los libros están carísimos.
Los baños están limpios y hay papel.
El café es caro.
Los kioscos de golosinas no tienen pastillitas Tic-Tac.
Un librero de un stand que ahora no puedo recordar sabe un montonazo. Me dijo donde conseguir un libro agotado, y me dijo que no importaba qué dijeran las computadoras, que le hiciera caso a él. Y lo conseguí y regresé a agradecerle.
¡¡¡El sistema de búsqueda bibliográfica estaba sin sistema!!!!
Los libreros jovencitos, con perdón del Capitán, siguen sin saber demasiado.
Compré un libro mío, "Periodismo", de saldo, para regalar a una escuela. Estaba tan barato que me dio vergüenza identificarme como la autora.
La mayoría de los stand ya no hace el 10% de descuento sobre compra en efectivo.
Un stand sobre budismo vende unos bebés budistas re-lindos.
En el stand de la AMIA te encontrás con la cole.
En el nuevo diccionario de autores argentinos que está en Petrobras, ¡estoy!
En la feria siempre hace calor, no hay que llevar saquito.
Hay ofertas muy buenas. Yo vendí el otro día a $5.- un libro que en la feria estaba a $4.-
Hasta el año que viene, que será más grande y más cara.

17 abril 2007

MP3, MP4, MP5

-¿Cómo se declara? -pregunta el juez.
-Un poquito culpable -respondo.
-¿Sólo un poco? ¿Cómo es eso?
-Si se hubiera tratado de un asesinato, digamos que yo lo hubiera asesinado un poquito.
-Pero la víctima, ¿estaría o no estaría muerta?
-Lo estaría. Pero no sería del todo culpa mía.
-Le doy la oportunidad de explicarse.
-¿Todo lo que diga puede usarse en mi contra?
-Por supuesto.
-Igual que con mi suegra... Bueno, resulta que me recomendaron un libro.
-Para que quede constancia, ¿qué libro y en qué circunstancias?
-El libro es "Eres una bestia, Viskovitz", de Alessandro Boffa. Me lo recomendó un escritor con el que estoy a punto de emprender escritura a cuatro manos. No lográbamos el tono de lo queríamos hacer, y entonces él dijo: "al estilo de "Eres una bestia, Viskovitz". ¿Se da cuenta de que no me quedaba otro remedio que leerlo?
-No importa lo que piense yo, importa lo que diga usted.
-¿Esto es terapia?
-Con el sueldo de juez no me alcanzaba.
-Está bien... Tenía que conseguir "Eres una bestia, Viskovitz", pero me encontré frente a un precipicio díficil de franquear.
-¿Qué sucedió?
-Está agotado. Aquí y en España. Lo juro por mi suegra. Que se caiga muerta si estoy mintiendo.
¡Plop!
-¿Qué fue eso? -preguntó el juez.
Le informaron al instante que había colapsado una tubería del baño vecino.
-Procedamos -dijo el juez.
-El libro, agotadísimo. Sé buscar en Internet. Y hasta llamé a la única librería que, según su web, decía tenerlo.
-¿Qué sucedió?
-Nada. No lo tenían. ¿Sabe lo que es querer leer un libro, saber que allí se oculta el significado de la vida, y no poder leerlo porque está agotado, descatalogado, nadie lo tiene, ni lo conoce, ni lo presta? Es como si nunca se hubiera escrito. Un libro que no puede leerse es un libro que no presta su función en esta vida. Un libro fantasma. Un agujero negro capaz de tragarse el universo.
-¿Para tanto?
-Es lo que digo.
-¿Y entonces?
-Entonces... y porque soy terca y no ceso hasta lograr mi cometido, sea quedarme con la última palabra en una discusión, sea encontrar un libro, hallé un rayo de esperanza en la red. Una página... una página mágica. Un portal de acceso a un mundo perdido. A otra dimensión.
-Le agradecería hablara de forma que todos pudiéramos entenderla.
-Encontré el libro scaneado en Internet.
-¿Todo el libro, o sólo una parte?
-Al principio fui hallando partes en diferentes páginas, pero finalmente encontré el libro completo.
-Para que quede constancia, diga la dirección de la página.
-No puedo. Es secreto profesional, ganado gracias a mi matrícula vencida en el año 1997.
-Si no dice la dirección de la página, lo consideraré desacato, e irá a la cárcel.
-Asumiré las consecuencias. Si digo la página puedo ser acusada de bajar ilegalmente material literario. Si voy a la cárcel, tal vez logre buen material para un libro. ¿Se imagina si yo hubiera estado en el Irízar justo cuando se incendió? ¿Se lo imagina? ¡La única periodista! Pero yo estuve siete días allí y lo más importante que pasó fue que me mareé con un vaso de Gancia batido con limón, y todos los oficiales me decían: "tocá la campana", y resultó que si tocaba la campana pagaba una vuelta de bebidas para todos. No la toqué. Porque mis padres me enseñaron a no tocar nada sin antes pasar por la sinagoga. Y le aseguro que allí no había ningún muchacho circuncidado.
-¿Podemos seguir con lo nuestro?
-Estábamos en la página de cuyo nombre no quiero acordarme. Frente al pelotón de fusilamiento, recordaré el día en que leí "Eres una bestia, Viskovitz", y no había hielo para la Coca Zero.
-¡Al grano!
-Ok... Bajé el libro. Lo leí. Me gustó mucho. Entendí lo que quería decir el escritor. Lo del tono. Aún tengo el libro en mi PC.
-¿Pagó por su lectura?
-No... no... ¡no pagué! Nadie me pidió nada, ni mi número de documento, ni mi CUIL, ni alumbrado barrido y limpieza.
-¿A usted le gustaría que la gente bajara sus libros de Internet, sin pagar por ellos?
-Depende.
-¿Depende de qué?
-Si lo baja uno solo, porque es pobre y quiere leer mi libro más que ninguna otra cosa en el mundo, sí. Si lo bajan diez mil, no.
-¿Usted cree que un chico pobre querrá leer uno de sus libros más que nada en el mundo?
-Bueno...
-Sueña mucho usted. De todos modos hemos llegado al quid de la cuestión. A usted no le gustaría. No podría vivir de lo que escribe.
-Y... no... pero se trató de un libro inhallable. Leyéndolo, hablando del tema con usted, pongo en guardia a los editores. Les demuestro que todavía hay lectores interesados en ese material. Tiene que haber atenuantes.
-Los habría... si usted hubiera bajado sólo ese libro. ¿Fue así?
-Este... bueno... es que... lo que pasó... ¡¡¡había millones de libros!!! Había miles y miles de libros escaneados. Podría leer el resto de mi vida bajando libros de allí, sin volver a comprar un libro. Me tentaron. ¿Eso no es ilegal? ¿No es ilegal llevar a un gordo a un Mc Donalds? ¿A un jugador al bingo de Ciudadela? ¿A un borracho a un bar libre?
-¿Cuántos libros bajó?
-Tres o cuatro. No más. Uno erótico, me dio curiosidad. Me da vergüenza comprar libros eróticos en una librería.
-¿Nada más?
-Nada más, lo juro. Por ahora, por supuesto. Pero en este lugar están desde el Martín Fierro hasta El Código Da Vinci. Desde El sí de las niñas hasta Viajes por el Scriptorium (que dicho sea de paso lo leí, no me gustó, y lo cambié y el vendedor no se dio cuenta de que estaba leído). Está todo. Como le digo, podría alimentarme de ese lugar sin volver a comprar un libro.
-¿Lo hizo?
-No, sigo comprando libros.
-¿Por qué?
-Bueno, aquí está el problema. El GRAN problema. El problemón, si me lo permite. Los libros que uno baja de Internet hay que leerlos en la pantalla. Imprimirlos cuesta lo mismo que comprarlos. Opción descartada. Y leer en la pantalla te puede dejar ciego.
-¿Eso está comprobado científicamente?
-Comprobadísimo. Cieguísimo. Leer en la pantalla es una cagada, si me disculpa el término. Te hace mal a la vista. Te marea. Te daña las cervicales, el túnel carpiano, te comprime las vértebras. Te provoca celulitis por el tiempo que pasás sentado. Te hincha las piernas. Engorda, por la cantidad de comida que uno ingiere para mantener las fuerzas y poder seguir leyendo. Además, la computadora no puede llevarse a la cama (y eso que tengo una notebook), ni leerse en el colectivo, el café, durante los cursos de los niños, en el baño. No se puede marcars la página con un señalador de Winnie Pooh, ni subrayar una frase grandiosa, ni cambiarla en Parque Rivadavia (esto último supongo que sí, que si uno va con una notebook habrá alguien que la cambie por un libro, pero sería estúpido intentarlo). Y además...
-¿Además qué?
-El objeto libro es especial. No estoy lista para prescindir de él. Claro que...
-¿Que qué?
-Estuve mirando MP4...
-¿Qué cosa?
-Esa cosa con pantallita para escuchar música y mirar videos. No está pensada para leer, pero sirve. Si uno puede leer en letra pequeñita y de a tres renglones por vez, se puede.
-¿Adquirió uno de estos MP4 para cometer su delito?
-No, están caros. Y además no me convenció el tamaño de la pantalla. Sería otra cosa una palm, claro, pero estamos hablando de otro precio.
-¿Y leería libros en la palm?
-¿E-books? Supongo que algún día lo haré. Uno no puede bajarse del tren de la modernidad. Pero no lo hice, repito, porque no me ha llegado el momento, todavía. Todavía quiero tener un libro entre mis manos. Llevarlo en la cartera. Pasar las páginas. Marcarlo. ¿Llegará el día en que lea e-books? Llegará, no tengo dudas. De la misma manera en que casi he dejado de ir al cine porque miro películas en DVD.
-¿Copias legales?
-¡Estábamos hablando de otra cosa! Espero, de todos modos, que cuando llegue ese momento, esa transición, se encuentre la forma de honrar y respetar los derechos de autor. No me resigno a que un día no pueda seguir intentando vivir de lo que escribo.
-Usted no ha ayudado en ese tema bajando un libro ilegalmente.
-Lo lamento. El mercado no me dio otra opción.

-Estamos listos para leer el veredicto. Verónica Sukaczer, es culpable de haber bajado, ilegalmente, literatura de Internet.
-Pero sólo un poquito, ¿no?

06 abril 2007

NOS VAMOS AL CINE

Hacer la lista de libros fue fácil: giré mi silla y enfrenté mi biblioteca. Todo lo que aparece en la lista está allí. Con las películas se complicó. No hay número de comparación entre las películas que ví (infinitas) y los libros que leí. No me quedó otra opción que acudir a mi memoria, y pedir ayuda en la red cuando tenía el actor, el director, la temática, pero me faltaba el título. Eso significa que me habré olvidado, con seguridad, de películas que luego diré que no pueden dejar de estar en esta lista. Ahora bien, no es la calidad de la película lo que tuve en cuenta para incluirla en mi lista. Sino el impacto que tuvo en mí cuando la vi. Y el hecho primordial de que a la gran mayoría puedo verlas una y otra vez sin cansarme. Cuando las encuentro haciendo zapping, me quedo allí. Son como un recuerdo cálido al que uno regresa siempre. Sé los gestos que van a hacer los actores, lo que van a decir, lo que va a pasar, cómo termina, el giro que va a tomar la historia, pero igual vuelvo a verla. Me doy cuenta, al hacer la lista, de que en su gran mayoría elegí recordar películas románticas. Y que no me atrae ni me interesa la literatura romántica. Así que aquí está mi carga de romance, en el cine. Estas son, entonces, las cien películas que quedaron grabadas en mi retina.
1- Z
2- I como Icaro
3- Amélie
4- Melody
5- Adiós cigüeña adiós
6- La princesa que quería vivir
7- Primavera, otoño, invierno, verano, y otra vez...
8- La sal de la vida
9- Casablanca
10- El quinteto de la muerte (versión original)
11- La novicia rebelde
12- Matrix
13- Castillos de hielo
14- Sabrina
15- El gran dictador
16- Sopa de ganso
17- Arriba hazaña
18- Átame
19- Todo lo que usted quería saber sobre sexo
20- Hay que educar a Niní
21- Los martes, orquídeas
22- La ventana indiscreta
23- Indiana Jones 1
24- E.T
25- Los increíbles
26- El día de la marmota o Hechizo del tiempo
27- Lo que el viento se llevó
28- Quisiera ser grande
29- Mujercitas (versión con Elizabeth Taylor y cia.)
30- Algo para recordar
31- Dantón
32- El perfecto asesino
33- Fama
34- Bernardo y Bianca
35- Brazil
36- El sentido de la vida
37- El gran pez
38- El conde de Montecristo
39- El imperio del sol
40- El joven Frankenstein
41- Sexto sentido
42- Te amaré en silencio
43- El extraño mundo de Jack
44- Mujer bonita
45- Cuando Harry conoció a Sally
46- Cuatro bodas y un funeral
47- Cinema Paradiso
48- Jumanji
49- El graduado
50- The Truman Show
51- ¿Qué tal, Bob?
52- El amante
53- Testigo en peligro
54- Náufragos
55- El hombre que sabía demasiado
56- La soga
57- Bowling for Columbine
58- El violinista sobre el tejado
59- Yentl
60- Nace una estrella
61- Alice
62- Bananas
63- Sensatez y sentimientos
64- Antes del amanecer
65- Atrapados sin salida
66- El joven manos de tijera
67- Misery
68- Hair
69- All that jazz
70- Ausencia de malicia
71- Mi pie izquierdo
72- Todos los hombres del presidente
73- ¡Qué bello es vivir!
74- Las cinco monedas de oro
76- El acorazado Potemkin
77- Aventuras de una bruja
78- Expreso de medianoche
79- Bird
80- Tootsie
81- Camila
82- Nuestro amor
83- Sissi
84- Lo que queda del día
85- Jurassic Park
86- Y la nave va
87- El cartero de Neruda
88- Fanny y Alexander
89- El silencio de los inocentes
90- Kramer vs. Kramer
91- Gente como uno
92- Un americano en París
93- Los unos y los otros
94- Sólo cuando río
95- Chocolate
96- Mi gran casamiento griego
97- Nueve meses
98- Esta es mi vida
99- El globo rojo
100- La zapatilla de cristal

04 abril 2007