20 diciembre 2007

DOSCIENTAS CINCUENTA PALABRAS

Me pidieron un cuento de 250 palabras. No es mucho. La palabra está devaluada. En el caso de una novela se hace precio por mayor. Pero en los cuentos cortísimos a uno no le queda más remedio que contabilizar hasta las comas. De eso vivo. Con 250 palabras te alcanza para medio kilo de picada y una ensalada.
Por eso a mí me obsesiona el número de palabras. Si me encargan 250 no puedo gastar ni una más, porque después termino pagándolas yo. Ni un adverbio terminado en mente, que en general son los que se usan para los vueltos cuando no queda efectivo. Yo no los acepto. A mí que me den un vale, pero que no me llenen la libreta con efectivamente o románticamente que no voy a usar en mi puta vida.
Ahora con la computadora contar las palabras es otra cosa. Antes, con la Olivetti, las contaba cada renglón, como una poseída. Contaba y anotaba. Y enseguida volvía a escribir, contar y sumar. El resultado nunca coincidía con el texto final, no sé por qué. Hay palabras que se te extravían por el camino. Que se te van. Si vos no atrapás la palabra indicada en el momento justo, perdiste. Son traicioneras las palabras. Se quedan agazapadas a tu alrededor, burlándose sin disimulo. Y el cuento se te va a la mierda. Eso pasa. Por eso, si a mí me piden un cuento de 250 palabras, les doy eso y ni una más. No como cuando

Verónica Sukaczer
en "Grageas, 100 cuentos breves de todo el mundo"
Compilador: Sergio Gaut vel Hartman. Ediciones Desde la Gente.

6 comentarios:

Sebastián dijo...

A mí me pasó exactamente lo mismo, pero se trataba de un concurso, no de un pedido explícito, y el límite eran 200 palabras. E hice exactamente lo mismo que vos: escribí sobre la imposibilidad de escribir tan corto. :)

Igual no gané, ni me publicaron. :(

Sebastián dijo...

(El comentario anterior iba para el otro post, donde contás el asunto.)

Me pareció genial cómo lo hiciste. Sobre todo el final. :)))))

Ivana Carina dijo...

Excelente!!!!
250 palabras exactas, ni una más ni una menos!
Lo llevás en la sangre! ji,ji,jijjj! chiste!
Besos!

Leslie dijo...

Hola! Excelente lo de las 250 palabras, super ingeniosa la ultima parte...me gusta mucho como escribes.
Tambien soy periodista, vivo en Rep.Dom y me encontre con tu blog por casualidad...
yo diria que soy una escritora en la "vulnerable etapa inicial", cuando la mayoria de mis textos estan por la mitad y me inspira mucho ver los trabajos de personas como tu
Exitos!

Benja dijo...

Mil disculpas. Terminé de leer tu cuento e inmediatamente me puse a contar la cantidad de palabras. Me quedé en la número 64 ("obsesiona") y no pude más. Igualmente, aprovecho la ocasión para decirte que llegué, Vero, a tu blog, de pura casualidad. ¡Oh curiosamente!, sin querer queriendo, mi comentario tiene 64 palabras. Incluido el beso enorme que te mando desde aquí, desde Tucumán.

Luciano Nocilua dijo...

es genial, te felicito y te cuento que no llegue por casualidad ja, tengo el libro de los cien cuentos breves hace bastante tiempo y este escrito siempre me quedo presente, hoy no se por que particularmente se me vino mucho a la cabeza y como no tengo el libro a mano lo empeze a buscar y buscar escribiendo las lineas que me acordaba hasta que lo encontre, que bueno poder ahora encontrar mas cosas aca tambien. un abrazo grande. te leo.