12 marzo 2007

YO PLAGIO, TÚ PLAGIAS, ÉL PLAGIA

Ahora voy a hablar yo. A ver si a alguien le dá miedo. El tema es conocido: un tipo escribe un libro. Lo presenta en un concurso. Gana. Luego se descubre que parte del libro está plagiado de otro que también ganó un premio (esto es interesante. ¿Existe literatura hecha para ganar premios, y además sirve para cualquier concurso? Compro). Le sacan el premio. Todos corren a rasgarse las vestiduras. Pero no, esta vez hubo más que corrieron a aplaudir que a rasgarse las vestiduras, con lo cara que está la ropa.
El pseudo-autor es Di Nucci, el libro es "Bolivia" (no lo leí), el premio es el de La Nación. Y ahora resulta que el tipo no hizo plagio, sino que es un adelantado, un genio del metatexto, del metalenguaje y del métaselo donde sabe. Un precursor de la literatura experimental. Alguien que nos abre los ojos sobre el "todo ya está escrito". Pará viejo. Si el tipo se copió unas cuarenta hojas, en donde únicamente se tomó el trabajo de cambiar el nombre de los personajes, eso es pla-gio. Eso es fruto de alguien que es un hijo de puta y que pensó que nadie se iba a dar cuenta. Eso es propio de alguien que no sabe escribir. Porque para calcar cuarenta páginas no te alcanza con la reescritura. No, tenés que tener el otro libro ahí al lado y copiar. Como en la escuela. Y que vengan ahora a exculparlo aquellos que ayudaron a apretar el lazo en los casos de Piglia o Bucay, eso suena a "necesito vidriera". A eso viejo. Hay mucha gente acá deseosa de sembrar quilombo porque necesitan sus cinco minutos de fama, porque quieren que las nombren. A todos ellos les ofrezco un ejercicio de visualización. Imaginen que escriben un libro de la santísima madre. Que en ese libro dejaron alma, sangre, sudor y lágimas. Que les llevó años terminarlo. Que están increíblemente orgullosos -aunque no se animen a vocearlo- de esas metáforas que lograron, de cómo solucionaron un conflicto, de la psicología de tal personaje, de esa frase en particular. Ahora piensen que un día descubren que cada una de esas palabras aparecen bajo el nombre de otro, en otro libro. Alguien que se llevan los elogios y la guita. Los dejo un rato para que lo visualicen bien. Seguro que ahora ya no hablan tanto de metalenguaje. Seguro que ahora van a la casa de Di Nucci y le rompen las piernas. Si es que no se les adelantaron los bolivianos a quienes el tipo les iba a donar el monto del premio. Así sea.

23 comentarios:

marcelo dijo...

apoyo esta línea, Vero.

Criminal dijo...

Lo que vuelve a mostrar que los grandes concursos son una basura amañada. Y los pequeños quizás tamibén...

Belkis Araque "Bel" Niña Fresa dijo...

Me uno al comentario de criminal..

Sebastián dijo...

Yo también apoyo tus palabras, Verónica. En cuando a Criminal y a Belkis, que lo secunda, me gustaría que expliquen qué proceso lógico siguieron para llegar a semejante conclusión, porque a mí evidentemente me faltan una o dos partes del silogismo. Ustedes dos están, no sé si a propósito, uniéndose a la cohorte de intelectuales sin rumbo que critica Vero, que han sido capaces de echarle la culpa al jurado (!!!) por retirarle el premio a Di Nucci (!!!!!!!!!).

Si hay algo que este debate *no* necesita, es más pseudoargumentación delirante.

Verónica Sukaczer dijo...

No creo que sea para tanto, Sebastián. A mí lo que me parece que dicen es que los concursos son una porquería y premian a cualquiera. Lamentablemente los concursos son males necesarios, porque cada tanto le dan lugar a nuevos autores que de otra manera no serían leídos en las editoriales. Para mí, todos los concursos son una porquería, salvo los que gano :-). (Chiste, que nadie se enoje).

Sebastián dijo...

Vamos a ver: Si Di Nucci plagió a Laforet es porque vio en su novela algo digno de ser plagiado. Evidentemente el jurado no premió a "cualquiera", sino a Laforet, aun sin saberlo. El hecho de que el libro fuera "plagiable" demuestra que no es tan, tan, tan, tan, tan malo... Porque nadie plagia porquerías, sino obras que algún mérito tienen.

Ergo, si algo demuestra esto es que el jurado premió una obra que no sólo era publicable, sino que incluso había sido publicada. La argumentación de Criminal no se sostiene.

A propósito de tu última observación: ayer acabo de enterarme de que salí segundo en un concursito, con un cuento que tal vez, sólo tal vez, te resulte un poquitín conocido. Así que sí, ¡vivan los jurados! :)))))

Verónica Sukaczer dijo...

¡¡¡Felicitaciones Sebastián!!! ¡Ese es mi chico! :-) ¿Me mandás el cuento por e-mail?

Sebastián dijo...

Mmmh... ¡Qué dorada oportunidad para hacerme el interesante!

No sé, no sé. Voy a ver.

Anónimo dijo...

TU AMIGO PARARRAYOS DICE...
A esta altura de los hechos, varias cosas se ven con claridad, pero lo más claro es que Di Nucci copió (ni siquiera plagió, lo que implicaría algún cambio, además de nombres y argentinismos) 40 páginas de otro libro y que a pesar de su promesa, jamás donó el dinero (que ahora deberá devolver, supongo). Hasta aquí, otra crónica de un plagio.
Lo singular es la reacción de varios de sus colegas académicos (Ludmer, Martino, Panesi, gente conocida, respetada, etc)que lo defienden. Me queda la sensación de la frivolidad de esta gente, que aplaude el robo ("frivolidad o mentalidad menemista" se ha dicho por ahí) y defiende corporativamente a su amigo, al costo de tirar su honra a los perros, pero seguramente excitados y rejuvenecidos con esta "batalla por el intertexto".
Mi primera y bruta conclusión es que Panesi, Ludmer, etc, no soportan a los autores, no soportan que se sigan escribiendo libros. Nuevos. Originales. Hasta algunos buenos, muy buenos, geniales. No me refiero a Di Nucci, no a esa clase de autores. Quieren enseñar a aus alumnos "intertextos" (copias de un único libro donde lo único interesante sean sus múltiples interpretaciones que les permita vivir y lucirse a ellos).
Exagero. Solo un poco.
¿Estarán saturados de tanto libro y necesitarán vacaciones? Voto por eso. Que se jubilen.
Ah, para quien quiere profundizar, lo mejor que se ha escrito sobre el tema es una nota de Elsa Drucaroff (con rigor, documentación y sentido común), tan académica como Panesi, a quien humilla con sus argumentaciones. ¿Será porque además es novelista? Se lo puede leer en el blog de Nación Apache y seguro que en otros.
Besos.

Sebastián dijo...

Sí sí sí, Drucaroff humilla. Sobre todo con el tema de las referencias marxianas. Muchas gracias por tirar esa punta, fue muy interesante la lectura.

Criminal dijo...

Sebastián:
Yo no le echo la culpa al jurado. Simplemente digo - y o me considero un intelectual, dios me libre y guarde - que los concursos, sobre todo los más conocidos, están siempre amañados. Me consta y no doy nombres por razones obvias.
Conozco de primera mano gente del medio editorial que me ha confirmado el tema (no digo más nada porque éste no es el medio).
En cuanto a que consagran cada tanto autores nóveles, es muy discutible.

Sebastián dijo...

Criminal: sigo sin entender tu lógica. Si vos decís que un concurso está amañado, es obvio que le estás echando la culpa al jurado, al menos en gran parte: ¿cómo podría un jurado ser inocente si es quien define al ganador?

Por otra parte, sigue sin ser evidente el nexo entre el plagio y lo que decís. ¿Por qué el plagio y la subsecuente decisión del jurado de retirar el premio "demuestra" que el concurso estaba arreglado? ¿No cabría esperar, en ese caso, una actitud diferente del jurado, como el silencio, por ejemplo?

Santiago dijo...

Coincido en gran parte...

Más sobre el tema en http://persecuciones.blogspot.com/2007/02/una-cosa-es-una-cosa-y-otra-cosa-es.html

Ludmila dijo...

Me parece que los concursos no son todos lo mismo. Pertenezco al mundo editorial y sé por ejemplo que el Planeta está completamente amañado (ja ja, no lo sé yo, lo sabe la justicia, lo sabe todo el mundo). Creo que hay que boicotear esos concursos, si pueden hacer su amañe es porque la gente se presenta, se deja usar para eso.
Pero hay concursos que no lo están, y eso también lo sé. El Premio Emecé, por ejemplo, es limpio con seguridad, el Clarín-Alfaguara y La nación - Sudamericana tratan de serlo. Ojo, todo lo limpio que pueden ser los concursos desde que tienen ese engendro que se llama "jurado de pre selección", en donde entran muchísimas manos y se puede preparar la final de mil modos. Antes eso no existía, los jurados se leían todo solitos, se arreglaban solos, y vos entregabas un sobre lacrado con tus datos y participabas obligatoriamente con seudónimo, entonces cuando terminaba el concurso ellos se comprometían a entregarte el sobre lacrado, si habías perdido, prueba de que nadie había averiguado la identidad de ninguno antes de dar el premio. Todo esto fue barrido por el menemismo, y tal vez en general, por el imperio de las grandes editoriales, y los jurados ya no quieren cobrar por leer todo, ahora que pueden cobrar por leer diez novelas finales y sacarse la foto. De todos modos, si todo esto pasó fue sobre todo PORQUE LOS ESCRITORES LO PERMITIERON, se siguieron presentando, cualquiera fuere la condición, corriendo detrás de la zanahoria en vez de juntarse y obligar a las editoriales a volver a los métodos de antes.
Igual coincido con que los concursos pueden abrir posibilidades, descubrir escritores desconocidos valiosos (incluso así, hoy hay ejemplos de eso). Y creo que algunas protestas contra los concursos se hacen desde el dolor de haberlos perdido, desde el resentimiento, nada más. Verónica tiene razón, los únicos concursos que no son una mierda son los que yo gano. Seriamente: un amigo mío dice que un concurso nunca se pierde, que apenas a veces, de recontra orto, un concurso se gana. Y si no, esperá que haya otro que no huela muy mal, hacé tripas corazón y, si tenés la guita para fotocopias y anillado, dale otra, y otra, y otra vez.

Verónica Sukaczer dijo...

Muy interesante todas vuestras opiniones y debates. Espero que este sea un lugar donde podamos debatir sin putearnos, y cada uno decir lo suyo sin ofensas. Dicho sea de paso y a cuenta de nada, me gané una puteada gratuita en otro blog, y por más que uno se haga el que "lo voy a dejar pasar sin decir nada para no ponerme a su altura", te jode siempre que alguien que ni conocés se meta con tu nombre. En fin... me parece que estamos de acuerdo en que los concursos son un mal necesario. Dan mucho dinero últimamente, que para un escritor es casi imposible de conseguir de otra manera, y a veces abren puertas. Sin ir más lejos, a mí una vez me dijeron en una editorial que si no hubiera ganado el concurso que gané, no me hubieran leído. Me hubieran abandonado en el triste limbo de los originales no pedidos. Así que todo vale y todo suma.
Y para aquellos que opinan que lo que hizo Di Nucci es intertextualidad y está permitido, y el derecho de autor murió y todo es de todos, que se cocinen en su propia salsa: ¡plágienlos muchachos! Presentemos uno, cien libros copiados de sus libros. Con nuestro nombre y moño. Y cuando vengan a decirnos algo, les hablamos de la intertextualidad y la puta que te parió.
Cariños a todos.

el vengador anónimo dijo...

Le di su merecido a ese maltrante,
andá a ver cuando quieras.

el vengador anónimo y fúrico dijo...

De nuevo: su merecido a ese MALTRATANTE, a ese que te trató mal. ¡No contaban con mi astucia!

Sebastián dijo...

Decí, decí quién y dónde. >:(

el vengador pedante dijo...

Sebastián, ver "el cliente nunca tiene la razón", en la entrada titulada "empatía" (22/02/07). leer comentarios. abrazo

arrebatos dijo...

Basta ver lo que sigue vendiendo Bucay, el "prestigio" que ha comprado, para saber que a las editoriales lo que menos les importa es la honestidad del autor.
Lo verdaderamente importante es que venda, que ese monto de dinero invertido en un premio se convierta en pingües beneficios.
Lo demás son debates que no van con ellos, discusiones bizantinas que sólo interesan a los autores y algunos (pocos) lectores.

mikaelaa dijo...

No lo lei...
No hay nada peor que el plagio
Bueno quizas si
pero no hay nada tan injusto...

NQSTB dijo...

Quizás llego tarde, es preciso que lean la posta: http://www.noquierosertubeto.com.ar/archives/23

WAYASADAS dijo...

Interesante todo lo que dicen los foristas. Entré a este página porque hay un señor que acusa a Isidoro Blaistein de haber plagiado a Cortázar (Historia de Cronopios..) y sinceramente me parece que el tipo opina sin haber leído una m... de Cortaza. ¿Alguien puede darme detalles sobre este tema, si es que lo tienen registrado? Gracias