18 diciembre 2006

ERRAR ES DIVINO, COLABORAR ES HUMANO

"Errar es divino" es el título del nuevo libro de Eliahu Toker y Rudy, publicado por Norma. Todo muy lindo. Muy entretenido. Trata sobre los pecados capitales, claro, en clave de humor, por supuesto. Pero lo que me llamó la atención fue un texto en la página 288, no se ve bien en el monitor, acérquense sin miedo, la cosa promete, el capítulo "Pecados de autor", en el que Toker y Rudy pidieron a algunos autores conocidos, gente culta, viste, entendida, que escribieran cuál era para ellos el pecado capital del siglo XXI. Lo que dice ahí, te lo pongo acá:

El pecado capital del siglo XXI:
LA IMPRODUCTIVIDAD

Lo dice el Génesis, y usted puede o no estar de acuerdo: Dios creó todo lo que se puede crear en seis días, y al séptimo descansó.
Fue al promediar la tarde del séptimo día, un buen momento para la siesta reparadora, cuando un grupo de ángeles –jóvenes, exitosos, emprendedores- se acercó a Dios.
-Dios, tu creación es magnífica –dijo uno de ellos. -¿Qué hay en la agenda para hoy?
-He decidido que hoy sea mi día santo –respondió Dios, con ese vozarrón que ya le conocemos. -En mi día santo, no hago nada.
Los ángeles se quedaron perplejos.
-Dios, ¿no estás haciendo nada en este mismo momento?
-Observo el cielo. Me ha salido lindo.
-¿Lo observas para luego plasmarlo en una pintura, que podamos mostrar en una galería? –quiso saber un ángel. -¿Escribirás una poesía que nos reditúe buenos derechos de autor? –preguntó otro. -¿Qué te parece emprender un documental, que se ganan buenos premios? –inquirió un tercero.
-No, no tengo ganas –se encaprichó Dios- he trabajado mucho.
-Dios... –volvió a la carga el primer ángel- ¿sabes cuánto perdemos por cada día que tú decides no hacer nada?
Dios lo miró desconcertado.
-¿Tenemos costos?
-¿Por qué no haces un poco de gimnasia o vas al club? –interrumpió otro ángel, mediador. –Esa es una buena manera de aprovechar el tiempo libre. Un poco de bicicleta, para levantar los glúteos y fortalecer las piernas, que mucho habrá para caminar sobre la Tierra. ¡En el tiempo libre podemos ser empresarios de nuestro propio cuerpo!
-No he pensado siquiera en moverme. Es agradable esto de dejarse estar –insitió Dios, monotemático y monoteísta.
-No hay caso... –cuchichearon los ángeles entre ellos. –No nos produce estando así, tirado sobre una nube. Bien podría estar diseñando otro mundo, organizando las futuras evoluciones, escribiendo sus memorias. Pero no, ha dicho que no hará nada. No es un buen ejemplo para nadie. ¿Qué haremos con los hombres cuando no quieran hacer nada?
-Oh Dios... oh Dios... –corearon los ángeles, y sus voces lastimosas se dispersaron por todo el mundo, creando la angustia laboral- produce, por favor produce, eso es lo que mueve a la humanidad: la productividad. Si no producimos no somos nada. Y si no somos nada, ¿quién paga las cuentas a fin de mes?

¿Y? ¿Qué tal? ¡Lo mejor del libro, viejo, te lo aseguro! Y eso que el resto es de calidad. Quién escribió esa colaboración ya lo adivinaste, claro. Las cosas que uno tiene que hacer para figurar...

A Rudy y a Toker mil gracias por tenerme en cuenta y confiarme página y media de su libro. Fue un placer y un orgullo. Y digo yo, derechos de autor... ¿me toca algo?

4 comentarios:

pararrayos dijo...

Señora Sukaczer, lo mejor del libro, sin duda... ¡y eso que el resto no lo leí!

Anónimo dijo...

pues no he visto toda la obra pero si es asi de genial tratare de conseguirla asi tenga que gastar la mitad de las suelas de mis zapatos, de que año es?

Anónimo dijo...

Muy bueno. Y absolutamente de acuerdo con el punto de vista de don Dios: la maravillosa sensación de dejarse estar y nada más.

Un beso y felices fiestas.

Verónica Sukaczer dijo...

Gracias Pararrayos! Te cuento que por decisión de la comisión directiva del blog, cada tres mensajes así te ganás un libro autografiado! ¡Seguí participando!
Gracias Lurdena y gracias Pyro. El libro es de hace una semana, recién salido del horno. Obviamente el resto del libro es de Tuker y Rudy. Yo sólo respondo por mi humilde colaboración.