06 junio 2006

ENTREVISTA RE-RE-BÁRBARA

Hace pocos días me entrevistó la Sra. María Trinidad Belén del Milagro de Jesús Yrigoyen de Iriarte Peliza, para la revista "Madres de familia por la continuidad de los valores humanos", y como no me hacen entrevistas muy seguido (por no decir nunca), me pareció interesante subirla aquí, ya que parece que últimamente no tengo mucho para decir. Creo que me hicieron tres mini-entrevistas en toda mi vida, y nunca fueron por mi literatura (va un suspiro resignado). Una fue porque conocí a mi marido vía computadora. Otra porque era la escritora fantasma de un gran programa de TV gran para toda la familia, y si hubo una tercera, no me acuerdo.
La Sra. Yrigoyen de Iriarte Peliza fue amable y realizó una investigación previa sobre mi persona que le agradezco (es horrible cuando te entrevistan y ni saben quién sos), y me hizo preguntas incisivas e inteligentes.

Sra.M.T.B.M.J.Y.I.P: -Sabemos que acabás de entregar un nuevo libro a la editorial. Ay, ay, esperá que dije acabar, lo voy a borrar del casete, ¿este botón es para rebobinar? Esperá... Sabemos que recién entregaste un nuevo libro a la editorial, así me salió mejor, ¿no?
Yo: -Sí, la semana pasada me acerqué a la Editorial Alfaguara personalmente, en realidad pensaba enviar el sobre por una moto, pero estaba sin dinero, así que me fui hasta allí, y dejé una copia de mi último libro, titulado, ahora lo puedo decir, el título, digo yo, porque ya lo registré, y si alguien me lo copia voy a poder hacerle juicio, que me va a servir de mucho porque siempre estoy necesitada de dinero. Bueno, se titula "Veinticuatro horas sin computadora", y viene a ser algo así como una continuación de "Nunca confíes en una computadora". Son otros diez cuentos con computadoras, pero algo más actual, ¿vio? Porque cuando escribí el primero ni siquiera existía Internet o Windows en Argentina.
Sra.M.T y todo lo que sigue: -Qué interesante, qué interesante. Sabemos que tu libro "Nunca confíes en una computadora" sigue vendiéndose con mucho éxito, y ya va por la séptima u octava reedición.
Yo: -Así es, muchos creerán ahora que volví a escribir sobre computadoras porque fue el único libro mío que se vendió bien, pero esos serán los mal pensados. El tema de verdad me fascina, es infinito.
Sra: -Es verdad... es verdad... ¿Y qué valores transmitís a nuestros niños a través de este nuevo libro?
Yo: -Bueno... valores, lo que se dice valores... no sé muy bien... Hay un cuento, por ejemplo, en el que una chica remata a su madre a través de un sitio de compra-venta, y hay un par sobre asesinatos varios, y otro sobre un chico que quiere matar al hermano, y un par de amor...
Sra: -¡Amor! ¡Amor! ¿Creés tú que los chicos aman? ¿Te parece correcto que los niños se inmiscuyan en temas de amor?
Yo: -No soy experta en niños ni en educación... pero claro que los chicos se enamoran. A mí me gustó un chico durante todo séptimo grado, tanto como lo aborrecía, justamente porque me gustaba.
Sra. -Ay, qué interesante esto que decís. No veo la hora de ver publicado el libro.
Yo: -Yo tampoco, pero primero hay que ver si lo publicarán. A la editorial puede no gustarle, no interesarle, o gustarle pero que el libro no entre en su política editorial actual. Y de todos modos, si lo publican, supongo que saldrá para el año ´08, con suerte.
Sra: -Ay, qué difícil es lo tuyo, querida. Vos sí que tenés que tener paciencia.
Yo: -La literatura es un acto de paciencia. Pienso que en el ´08 voy a cumplir 40, y la verdad que sí se hace un poco larga la espera.
Sra: -Cielo, las damas no decimos nuestra edad... Además vos parecés tan joven... 25 te daba yo.
Yo: -Gracias, ¿pero sabe que debo estar viviendo algún tipo de pre-crisis? Porque el otro día, revisando mi perfil en el blog, quité la fecha de nacimiento. Me dio como cosa... ¿todo el mundo tiene que saber que tengo 37? ¿Y si me quiero levantar a un pibe y se entera así de mi edad?
Sra: -¿Levantar...? ¿Tú no estás casada, querida?
Yo: -Sí, pero nunca se sabe... siempre hay que dejar todas las puertas abiertas, ¿no le parece?
Sra: -No sé... no sé... Pero sigamos hablando de tu obra, una obra tan maravillosa, tan lúcida, tan fresca. ¿Con qué nuevo proyecto nos vas a deleitar ahora?
Yo: -Ahora volví a angustiarme por la falta de respuestas para publicar un libro de cuentos para adultos. Las editoriales ni lo quieren leer, no les interesa, y yo creo que el libro vale la pena, y por eso estoy pensando en el último recurso, algo que me avergüenza bastante... un acto de desesperación.
Sra: -¿El suicido?
Yo: -No... publicarlo por mi cuenta. Pagarme la publicación. Pero no para venderlo, no sé si me entiende. Estoy pensando en publicar lo mínimo, unos 200 ejemplares, para distribuirlo entre conocidos, periodistas, escritores, amigos, bloggueros, y ver si así sucede algo. Si se comenta, si gusta, y entonces alguna editorial se interesa. Es como una estrategia de márketing, pero no sé si puede funcionar.
Sra: -Ay querida, si vos escribís para adultos tan lindo, tan dulce, tan fresco como escribís para chicos, seguro va a ser un éxito.
Yo: -Si usted lo dice... Yo sé que hay un lugar para mí, pero nadie me quiere "descubrir" (acá le indico a la Sra. que ponga las comillas). ¿Cuántas mujeres hay de mi edad que escriban sátira, humor negro? Escritoras hay, por supuesto, pero no me parece interesante lo que están haciendo. Todo es muy parecido. Por eso sé que hay un lugar para mí.
Sra: -¿Humor negro? ¿Ese de los velorios? Ay querida... por eso no te publican, me parece, no es respetuoso.
Yo: -Yo no quiero ser respetuosa, yo quiero movilizar, provocar la carcajada o la sonrisa cómplice. Meter el dedo en la llaga.
Sra: -Si seguís hablando así, tesoro, no sé si la revista va a publicar el reportaje. ¿Por qué no cambiamos de tema? Vi por ahí que estás pidiendo un audífono como mp3. No lo entiendo...
Yo: -Toda la electrónica va camino a la súper-miniaturización (no sé si lo dije bien), ¿por qué entonces no poder disfrutar un poco de música en el audífono, ya que este ocupa el pabellón auditivo y no deja lugar para los auriculares. Yo aporto la idea, y dejo que las futuras generaciones se ocupen del desarrollo.
Sra: -Qué lindo que sonó eso, lo de las futuras generaciones. Sé que tienes dos niños preciosos.
Yo: -Sí, y aprovecho este espacio para hacer una declaración pública. Hoy es 6 del 6 del ´06 y se espera el nacimiento del anticristo. Quiero decirle a toda la sociedad que, a pesar del comportamiento diabólico de mis hijos, ellos ya han nacido, ¿me entiende? O sea que si se termina el mundo, esta vez no es su culpa.
Sra: -Interesante... muy interesante... Yo estoy tan preocupada por esto del anticristo... para mí que es una maniobra judía porque viste que ellos siguen esperando a su mesías, y no viene... claro que no va a venir con las cosas como están, entonces te meten al anticristo para asustarte...
Yo: -¿Usted sabe que yo soy judía?
Sra: -¿En serio? No parecés... bueno, me parece que ya podemos terminar. ¿Aprieto acá para apagar el grabador? Ay estos aparatos modernos... Te agradezco tu tiempo, querida, ha sido un placer.
Yo: -Lo mismo digo. ¿Sabe cuándo va a salir publicada la entrevista? Así compro la revista.
Sra: -Ay, no sé querida... No sé si me la van a autorizar... tal vez si la retoco un poquito, ¿entendés?
Yo: -Bueno, si no quiere poner que soy judía, ponga que soy atea, total...
Sra: -Ay, no querida, eso tampoco me sirve. No sé... vamos a ver... total viste que tus libros no son muy conocidos, ¿me entendés? Yo la quería entrevistar a la querida Bornemann pero me dijo que no, que no daba entrevistas, y Graciela Montes está de gira, y María Elena Walsh está tan ocupada... y Laura Devetach no me atendió muy bien que digamos... y justo en la editorial había un sobre con tu nombre, creo que era el libro que dejaste, y me lo llevé y empecé a leerlo, pero la verdad es que no lo entendí...
Yo: -¿¿¿Usted se llevó el original que dejé en la editorial???
Sra: -Ay querida, no es para tanto, no era bueno... si yo no lo entendí... y no tenía ningún valor humano. Yo creo que te hice un favor... algún día lo vas a entender.

11 comentarios:

Marcos Bauzá dijo...

Bueno, suerte con el libro.
Espero que te de buenos réditos (no sólo económicos) ;-)

liter-a-tres 3 dijo...

Me encanta tu ironía!
También te deseo mucha suerte en la publicación de tu libro.

y si decides promocionarlo entre los bloggers cuenta conmigo.

Chau

Anónimo dijo...

jaaaaaaaa, hacia rato que no me reia tanto con un solo posteo.

Viviana

Cordin dijo...

"Veinticuatro horas sin computadora" y sin jack bauer, compro.
¿cuando sale?

La Rosa Roja dijo...

A mí me encanta tu sentido del humor en la escritura. Sinceramente, cada vez que vengo por acá a leerte paso un gratísimo momento. Opino lo mismo que dijo "liter-a-tres". Si vas a sacar un libro y promocionarlo entre blogueros (además de familia y amigos) contá conmigo que lo leeré con interés y estoy segura de que lo entenderé :)
Yo también estoy en la disyuntiva "publicar/no publicar" mi primer libro de poemas. Pero...... veremos.... :(

Verónica Sukaczer dijo...

Gracias a todos por sus comentarios.
Cordin: muy bueno eso de sin "Jack Bauer". Supongo que en caso de que la editorial acepte el libro, saldrá dentro de dos años. No es joda :-(.

Romina Bond dijo...

Me cambiaron el formato! (?)
Que paso?

Salu2

Lola dijo...

Que paciencia le tuviste a la señora y que personaje!.
Mucha suerte con el nuevo libro.
Saludos.

Anónimo dijo...

jajajajjaaj
genial

Naty dijo...

Ya me gustó el de "Nunca confíes en una computadora", y leyendo el blog se ve que el estilo no lo vas a perder ^_^
Yo quiero una copia de ese libro!!!
¿Si no te lo publican, vale ditribuirlo por internet?? (Y ahí sí voy a penar si mi compu no anda...)

Godcry4us dijo...

quiero ese libro!:.por favor
un grupo de maniacos y yo podemos intentar amenazar a Alf..como sigue!!!
por favor,,,
quiero leer mas!