08 marzo 2006

SEGURO QUE LE HICIERON UN HECHIZO

Advertencia: no lean este post si aún no leyeron el último libro de Harry Potter y quieren hacerlo, ya que prácticamente cuento qué sucede. Después no digan que no les avisé.

Son 602 páginas de nada. Y las dos únicas novedades: que Snape es el príncipe mestizo y que Dumbledore muere, lo sabíamos desde hace meses gracias al maldito talento de una periodista de Clarín, que seguro se tuvo que acostar con alguien para conseguir el título.
Harry se enamora en un par de capítulos y en otro par la deja heroicamente por el bien de la humanidad. Pero, y aquí va mi análisis profesional, se nota la hilacha. Se nota que cada palabra y cada gesto de amor está "escrito" por una adulta que cree que así aman los chicos. En ningún momento los personajes realmente viven. No son verosímiles. De Voldemort vemos sólo recuerdos, y esta vez sus enviados son patéticos. Cada indicio está plantado como un baobab, de tan obvios. Sabemos cuáles son las puertas que quedaron abiertas para el próximo y último libro: ¿será Snape bueno o malo? Cuando Dumbledore le ruega, ¿le está rogando que no lo mate, o que sí lo mate? ¿Harry vivirá o morirá? ¿Se quedará con Ginny o no se quedará?.
La única idea original e interesante es la de los Horrocruxes. Eso de que los magos malos pueden dividir su alma en varias partes, y guardarlas en el banco a salvo de corralitos para ganar inmortalidad y algunos intereses, me gustó, lo admito.
Pero el resto... nada. No pasa nada. No vale nada. No dice nada.
Entonces...
Entonces...
¿¿¿Por qué miércoles las 602 páginas se leen de un tirón, casi sin respiro???
He intentado leer libros mil veces mejores. Tengo en lista una cantidad de clásicos que sé, me harán mejor escritora, persona, que agregarán algo a mi vida. Quiero leer otros que hay que leer. Que debo leer. Que quiero leer. Pero luego de las primeras líneas, del primer capítulo, mi mente dice basta. Hay tramas, estilos, tonos, que no los puedo procesar. Que me aburren solemnemente. Que me agobian hasta la desesperación. Que me provocan pensamientos suicidas o asesinos, según el tema.
Entonces...
¿Qué es lo que tiene la escritura de Harry Potter que, incluso cuando no dice nada, provoca tal adicción que no se puede dejar?
¿Será magia? ¿Vendrán las hojas impregnadas con alguna poción?

Para mí que le hicieron un hechizo.

12 comentarios:

CaraDeNada dijo...

Lo compre el jueves y lo termine el lunes.
La adicción que causa es brutal, y me pasa lo mismo que a vos, sé que hay libros mejores, cosas más inetersantes, pero es impresionante leo Harry Potter en un estado de desesperación. No sé si esto te pasará también pero cuando termino un libro y pienso "dos años para leer el prox." me entra un vacio, una angustia jajaja, que mal!

Tía Nata dijo...

Debo confesar que no lo he leído ni visto, porque me resulta muy boludín, pero entiendo que debe tener, la escritura de esa saga, algo similar a lo que tienen las piedritas sanitarias para gatos... no se si notaron que habiendo piedritas por cachorro y callejero que el gato sea, ZAs! ahi va...
En fin, ABRACADABRA per tutti

Romina dijo...

Como ex fan de Harry Potter (solo durante los 3 primeros libros)definitivamente los libros tienen algo, tienen ese no se qué, que te convierte en un adicto a Harry.
Pero si gracias a ese no se qué hay miles de chicos leyendo, bienvenido sea :D.

Saludos,

ezcritor dijo...

Hola. Eres una gran escritora, te felicito por tu gran dominio de lenguaje así como tu facilidad de captar con letras pequeños momentos que conviertes en inmortales.
Necesito un pequeño favor: ¿podrías darme el mail de Damián Ríos (Editorial Interzona) ? Tengo un libro que quisiera mandarle.
Te mando un beso. Y amor.
ezcritor@hotmail.com

Tía Nata dijo...

Ezcritor, y también lo eres tú. El seso que traigo puesto hoy no me permitió entender el funcionamiento para dejarte un mje en tu blog, pero me pareces de puta madre!
Besos camarero

Verónica Sukaczer dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Verónica Sukaczer dijo...

Hola a todos.
Caete de mi catre: no diré que tengo un vacío espiritual... pero admito que dos años hasta tener el último Harry Potter es una falta de respeto al lector. Deberíamos hacer piquetes frente a la editorial responsable.
Ezcritor: también me has parecido un gran escritor, me conmueve el uso del lenguaje para captar los momentos barrocos de la vida. Ahora necesito un pequeño favor... ¿podrías darme el teléfono particular del dueño de Anagrama, que quisiera hablar directamente con él? Muchísimas gracias. :-)
Ah, el e-mail de Damián Ríos es rios@interzonaeditora.com
De nada.

daisy dijo...

No he leído ninguno de los libros de Harry Potter. Sinceramente, no me interesan y miro desde lejos la locura que desatan... Pero desde aquí, vaya mi felicitación para la autora que supo crearlos (y ganarse unos cuantos millones de libras en el proceso) y también para el o los traductores que supieron reflejarlos de manera igualmente atrayente en español. (Y bueno, qué quieren, al gremio hay que defenderlo).

Aye dijo...

Te juro que me hice absolutamente el MISMO planteo... realmente la escritora no tendrá algun tipo de magia negra que nos deje pegados a sus libros?
Sé que no leería tan rápido otro libro de 600 hojas como lo hice con éste. En menos de una semana lo había devorado. No podía dejarlo!

Por otro lado, en ciertas cosas me desiluciona un poco darme cuenta que tenés razón. No es un libro con una prosa genial ni maravillante, lo que se viene es casi predecible y tiene unas pocas cosas originales. Pero yo crecí con Harry Potter. Lo leo desde los 12 años y no creo que no vaya a dejarme nada cuando deje de leerlo. Más allá de la historia - que si en el libro nos parece medio hueca en la película nos quedamos con nada- yo creo que tiene un trasfondo que pude ubicar en diferentes aspectos de mi vida, sentirme identificada y darme cuenta de lo que realmente valía para mí. En sí la historia es una lucha entre el bien y el mal y todos tenemos luchas entre lo que creemos bueno y malo y yo siempre vi en Harry Potter a alguien con un margen de valores que quise imitar: la valentía, la lealtad, el ser él mismo, el jugarse por lo que cree. Son cosas con las que me identifiqué siempre del personaje y por el cual quise seguir su historia. Más alla de la magia, más alla del misterio. Yo también tuve mis luchas y las seguiré teniendo y puede que simplificada sea una historia común pero creo que yo no fui la única que sintió al personaje tan de cerca. Entonces ahi veo lo que vale leer Harry Potter. Creo que sólo por eso vale la pena leer mas de dos mil páginas en un tiempo impensable. (el otro día puse un libro sobre otro e imaginé repetidos los que lei más de una vez y la pila fácilmente llega al metro).

Ultimo, pero tiene que ver con el 6to libro. Creo que tiene incluso más sentido que el 5to. Se explican miles de cosas que hasta ese momento eran incógnitas, se puede entender con un poco más de facilidad ciertos sucesos - lo de los Horrocruxes hace bastante comprensibles las actividades de Voldemort hasta ese momento y además se ve al personaje de Harry desde un lugar mucho más interno. Puede ser que los actos de amor sean vistos de una forma muy ajena pero me gustaría entender un poco más el porque decís esto. Sólo para ver si lo que yo notaba de raro es porque allá en Gran Bretaña son más fríos que acá o porque realmente Rowling no sabe escribir sobre amor adolescente...

Me encantó haber leído esto y haberme quedado despierta media hora más para comentar. Espero que lo leas!

Saludos!

Verónica Sukaczer dijo...

Aye: me encantó y me resultó muy interesante tu opinión. Yo tuve la mala suerte de leer Harry Potter ya de audulta (aunque parezca tan jovencita, yo), y estoy segura de que si los hubiera comenzado a leer a tu edad, los hubiera disfrutado muchísimo, sin dobles lecturas "profesionales". Tal como disfruté las sagas de Asimov, de Anne Shirley, de Dune, etc, etc.
Así que no me hagas caso, y no importa si la autora sabe o no sabe de amores adolescentes. Lo único que importa es tu disfrute.
Cariños

Aye dijo...

=)

Anónimo dijo...

que se le va hacer. No voy a disculparme por disfrutar Harry Potter... Es cierto que va perdiendo fuerza a medida que avanza la saga. Pero siempre termino leyendolos, y me siento una niña cuando me dejo atrapar por esa escritura. Cuantos libros pueden lograr eso?
viviana