28 diciembre 2005

MI PROYECTO 2006

Teniendo en cuenta la moda literaria reinante, la fama y dinero que hacen quienes se prenden a ella, y obviando las críticas, ya que quienes reciben malas reseñas pueden decir que los críticos son escritores frustrados, va aquí el argumento de mi próxima novela, mi proyecto para el 2006:

Una mujer, periodista, judía, cínica (mi alter ego), que está veraneando en Israel, hace una excursión al Mar Muerto.
Al embarrarse con fines estéticos, encuentra entre el barro un trozo de pergamino que resulta ser un manuscrito perdido de la primera época del judaísmo. Allí se lee claramente que Abraham tuvo una hija y no un hijo al que Dios le pidió sacrificar. (Lo del hijo se debió a la fuerte cultura machista imperante, y a un pequeño error de traducción). El sacrificio que debía hacer Abraham, entonces, no era cortar el prepucio de su hijo, sino el clítoris de su hija.
Investigando, la periodista descubre que la verdadera tribu perdida del pueblo de Israel, la única que permaneció pura y no fue infiltrada por la cultura moderna, es la tribu de los ... (aquí va nombre, hay que investigar) que aún hoy practica la ablación del clítoris en las mujeres.
Por supuesto la periodista (que como es mujer no pudo ocultar el secreto de su descubrimiento) comienza a ser perseguida por una secta de mujeres feministas que conocía el secreto de la hija de Abraham, pero lo había ocultado por razones justamente feministas. Esta secta sabía que en el pergamino se explica la forma en que, sin el clítoris, y sin perder energía en orgasmos varios, la mujer debía encontrar el camino a la sabiduría y poder total. Ese era el regalo que Dios le había dado a la mujer.
La Iglesia también lo sospechaba, y desde la antigüedad venía buscando el pergamino para destruirlo, ya que consideraba que la sabiduría y el poder total en manos de la mujer llevaría a la destrucción del mundo, o, por lo menos, a convertirlo en un gran outlet.
También aparece aquí una secta de judíos ortodoxos de Once que saben que si ese descubrimiento ve la luz toda su cultura y creencias caerán en desuso, y no pueden permitirlo. Están liderados por el mayor fabricante de pelucas de mujer, que desea impedir a toda costa que su negocio quiebre.
Comienza una lucha y persecución increíbles a través del mundo entre: 1) la periodista; 2) la secta de las feministas; 3) la Iglesia; 4) la tribu que aún hace la ablación del clítoris, porque ahora descubren que podrían dominar el mundo y necesitan saber cómo; 5) el grupo de judíos ultraortodoxos de Once; 6) una periodista que fue amiga de nuestra periodista pero que luego se peleó a muerte con ella por un hombre, y que quiere hacerse de la primicia.
En definitiva, todos se persiguen, hay muertes, misterios, el pergamino cambia de manos pero finalmente regresa a los de la periodista buena, que en el momento final decide cortarse el clítoris ella misma, para adquirir la sabiduría y poder total, pero su mano no le responde, tiene el cuchillo ahí, a centímetros y se da cuenta de que no puede hacerlo, y entonces se acuesta con el galán de la novela (por supuesto hay una historia paralela de amor, entre la periodista y un aventurero cazador de tesoros, increíblemente parecido a Indiana Jones en su primera película, que se pierde, la salva a ella, parece que lo matan, revive, y la vuelve a salvar a lo último) quien le ofrece el orgasmo de su vida, con lo cual ella se da cuenta de que la sabiduría y el poder total no están en la ablación del clítoris sino en el amor, que todo lo puede (y que tal vez Dios, sólo tal vez, lo que buscaba en realidad era someter a la mujer y no regalarle la sabiduría y el poder total) , y que el mundo debe seguir girando sin que nadie, ni siquiera las mujeres, descubran lo que es la sabiduría y el poder total, y que debe primar la democracia y el equilibrio, y entonces vuelve a hacer el amor con el Indiana Jones y destruye el pergamino, aunque ella no sabe que en esa tribu de mujeres sin clítoris acaba de nacer una niña con extrañas marcas en su piel, que bien podrían decir lo mismo que lo que decía el pergamino o no, podría decir que es el orgasmo el camino a la sabiduría y poder total, lo cual terminaría con la religión en el mundo, cosa que hace a esa niña extremadamente peligrosa para muchos. (Pero eso lo contaré en la segunda parte de la historia). Por supuesto hay muchos baches en la historia, todavía hay mucho que limar, pero creo que está bastante bien para algo escrito en diez minutos, de una y sin relecturas.
FIN

Como es notorio que mi novela molestará a todas las religiones, a los grupos feministas, a ciertas tribus indígenas, y a la asociación de comerciantes de Once, tendré muchísima publicidad gratuita y mi libro será el más leído durante dos años en todo el mundo.

Después no digan que no les avisé.







8 comentarios:

Ztirzo dijo...

Después de haber leido tanta exhuberancia comercial con reminiscencias de literatura barata, expresamente creada para vender, he decidido nunca más volver a leer este blog; así como divulgar entre todos mis contactos la idea de que nadie más te lea!!!










JA! Mentira, Feliz Dia de los Inocentes!
P.D. Por favor dime que todo el post es broma!!! jajajajajajjajajajjaja...

Anónimo dijo...

Una taza humeante de controversia de la cual espero beber muy pronto... Felicidades!

Verónica Sukaczer dijo...

¿Dale que lo escribo en serio..? ¿Dale? Pero con seudónimo, porque yo tengo cierto prestigio que mantener, ¿eh? :-).

Ary dijo...

Demuestre lo suyo demuestre. ¿por qué no?
Pero claro que va a quedar un libro muy chistoso.

Anónimo dijo...

y donde esta el ... futbol? toda historia que se precie debe tener algo de ... futbol! top secret = cuando tu equipo hace un gol sentis como 10 orgasmos juntos, revueltos, etc, not top secret = en inglaterra, verano del 66, le preguntaron a los inglesesque preferian, si ver el mundial o estar con la mujer de sus suenos, gano la primera por ... afano! chau, me voy a ver ... un partido de ... futbol. te quiere, tu jefe.

Verónica Sukaczer dijo...

Si tengo que seguir las órdenes de mi jefe, e incluir un partido de fútbol en mi novela nonata, creo que tendré que renunciar.

Eduardo dijo...

Recien llegado aquí, lo primero es felicitarte y lo segundo tomar buena nota de tan interesante proyecto que espero te haga millonaria. Yo ando en lo mismo con la novela 'Tanto va el cátaro a la fuente'.

Anónimo dijo...

muy buena la idea!!! pero te falto agregar que la periodista buena tiene que ayudar a otra persona, no al indiana jones si no a algun indio de la tribu del clitoris cortado o judio del once arrepentido