19 diciembre 2005

FELICES DESEOS

Hasta los más incrédulos de incredulidad total pedimos deseos cuando las circunstancias lo exigen. Con las velas de la torta de cumpleaños. Con el huesito de pollo. Con la pestaña. Al cambiar el año. No sea cosa de que haya que expresar de alguna manera conciente los deseos para que se cumplan, y que nosotros -los incrédulos- nos perdamos algo. Lo de fin de año es una mezcla de deseos y de proyectos que sabemos que nunca pero jamás de los jamases cumpliremos. Que nunca adelgazaremos los 5 kilos, ni empezaremos gimnasia, ni nos convertiremos en padres más pacientes, ni publicaremos ese libro. Lo sabemos. Pero la tradición, la costumbre, la incertidumbre, nos lleva a repetir los pasos cada 31 de diciembre, como si se tratara de una cábala para que el año nuevo sea mejor. En lo personal, lo que más me gusta del año nuevo es la agenda nueva. Acostumbro comprar una agenda ya en octubre o noviembre, y de a poco voy pasando los teléfonos, los cumpleaños, las fechas importantes, y hojeo todo ese montón de días en blanco fantaseando cómo se llenarán, qué cosa diferente anotaré, qué sucederá que todavía no lo sé.
En cuanto a los proyectos y los deseos para el 2006, los comparto con ustedes como una forma de desearles feliz año nuevo y feliz fiesta que les toque por religión, raza, credo, posición política, herencia genética o calendario carcelario.
Mis proyectos y deseos para el 2006:
Que un admirador de este blog me regale una notebook Sony Vaio. Que sea anónimo, así no tengo que agradecerle.
Que luego de cambiar la lamparita del balcón (que admito me da un poco de miedo porque se quedó pegada la rosca) me dé un choque eléctrico que me brinde superpoderes, sobre todo volar.
Que como superheroína pueda hacer cosas asombrosas, además de huir permanentemente de los yanquees que querrán atraparme para estudiarme y luego usarme en la guerra de Iraq.
Que al mezclar restos alimentarios de un par de días de antigüedad, de manera original, descubra la forma de paliar el hambre en el mundo.
Que todos mis ex-novios y los hombres que me abandonaron sufran alopecía con prurito y que, en oposición, mi marido vuelva a tener, por lo menos, la cantidad de pelo que tenía cuando nos conocimos.
Que mi médico me diga que apareció un remedio para tener el vientre duro y plano, sin necesidad de hacer abdominales ni abandonar las gaseosas.
Que escriba un libro, y que sea publicado el mismo año por una editorial de verdad que no quiera cobrarme.
Que la crítica diga que escribo mejor que Borges y vendo mejor que el Código Da Vinci.
Que alguien de Hollywood lea un cuento mío, lo quiera filmar, y gane el Oscar al mejor guión, aunque yo lo escriba en castellano y lo tengan que traducir.
Que me elijan de unos de esos programas en que te transforman, me den cinco mil dólares para cambiar todo mi vestuario, pero no me filmen después porque hubo un problema de producción, y yo igual me quedo con la plata.
Que la directora de la escuela de mis hijos no me intimide y no me sienta otra vez de ocho años cada vez que hablo con ella.
Que otro admirador anónimo me regale la TV con closed caption.
Que mis hijos adquieran la suficiente autonomía como para bañarse solos.
Que una cazadora de talentos descubra la belleza de mis hijos, los contraten para publicidad, y yo luego pueda decirles que les guardaré ese dinero para cuando crezcan, o no, que como cuesta caros mantenerlos, voy a usar la plata según mi criterio.
Que se descubra, aquí todos de pie y con sentimiento, un remedio para la celulitis.
Que pueda leer menos blogs y trabajar más.
Que me llamen para un trabajo excepcional y bien pago. (Nunca que tenga que salir a buscarlo).
Que terminen las obras del subte en Flores y que luego pongan a funcionar un subte de verdad, y no que los túneles quedan abandonados y se inunden, y dentro de 10 años encuentre allí a mis hijos practicando algún ritual satánico y fumando marihuana.
Que alguno de mis libros se traduzca a otro idioma y yo tenga que ir a presentarlo a ese país, con todo pago, por supuesto.
Que se invente un elixir del olvido para que yo pueda olvidar la confesión de mi mamá, de que le daba propinas al calesitero, y vuelva a creer que sí, que era una genio, que siempre y por la manera en que ponía la mano, por la rapidez de mi vista, por la gracia del movimiento que hacía con mi cuerpo, por la inteligencia que me decía cuándo era el momento justo... yo siempre me sacaba la sortija.

¡FELIZ AÑO NUEVO!

12 comentarios:

BaNNaNNa dijo...

muy buenos tus deseos, ojala algunos se cumplen y otros queden en el tintero para poder seguir soñando.
comparto con vos esa mania de comprar la agenda mucho antes, a mi me desespera mucho empezar a usarla. para este año me compre la de la ley de murphy....muy buena. ejeje

besos!

BaNNaNNa

cp dijo...

que se cumplan todos! besos

Gus Nielsen dijo...

TODOS.

voyeur dijo...

yo te concedo todos los artísticos.

cariños.

daisy dijo...

Adhiero a varios deseos, entre ellos, especialmente, los del vientre chato y el fin de la celulitis...
Y contá conmigo para la traducción del libro y la tarea de intérprete cuando tengas que negociar los contratos de publicación en el exterior... No te va a salir muy caro :-)

Antonia Romero dijo...

Me apunto a una gran parte de ellos y me guardo otros para mí solita.
Ojalá que los consigas y sea para bien.
Felices fiestas a todos.

Esteban dijo...

Hace poco que conocí tu blog, y me produce un placer leerlo. No me queda más que decirte que se te cumplan tus deseos. Feliz Fiestas!!!

Verónica Sukaczer dijo...

Claro... todo muy lindo, todos nos deseamos felicidades, pero veo que por acá no voy a conseguir la notebook ni la TV con closed caption.
Cariños y felices fiestas
Bienvenido Esteban
Yo (con notebook lenta, con TV sin CC y pasando mi Navidad judía en lo de mi suegra ultra católica ortodoxa e italiana)

Secretos dijo...

Porque hace 4 días que no lo veo y lo extraño, mi regalo en el arbolito para Gus Nielsen.
¿Creen que con esto va a perdonarme?
distraidosyvirtuosos.blogspot.com

le mutante dijo...

jjaja que viaje, fue como tener 8 años y cerrar los ojos para soplar la velita... salvo la pate de la celulitis y los concursos de belleza y eso...

cómo se pierde la inocencia!!!

Verónica Sukaczer dijo...

Le mutante: me encantó eso de tener otra vez 8 años. Por eso debe ser que escribo para chicos... claro que a esa edad no tenía celulitis.

Anónimo dijo...

te los voy a conceder, pero antes un chiste, viejo pero creo que bueno, ... veronica va caminando y de repente la para una senora, y le dice " perdon, pero uds es argentina!" y vero le contesta "si, como lo supo?" ... "por su aroma de mujer, su elegancia al caminar, su prestancia, su garbo, etc. , etc. y ... por la camiseta de la seleccion de argentina que lleva puesta!" ahora, ( musica de timbales ) tu jefe, el que dice que te quiere, te concede todos tus deseos, publiquece y archivece.