18 noviembre 2005

¡¡¡JURO QUE TRABAJO!!! (un poco)

Los occidentales nos definimos por lo que hacemos, no por quiénes somos. No hay que caer en la new-age ni convertirse en budista para saberlo. En cuanto conozco a alguien (hombre o mujer), y sobre todo si la persona me parece interesante, la información que solicito es: su nombre, su edad, a qué se dedica. Una persona sosa que de pronto sale con que es neurocirujano, adquiere para mí una importancia diferente. Una persona simpatiquísima que se dedica a la venta callejera de accesorios para celulares, me decepciona un poco. Me pregunto de qué podremos conversar, qué tendremos en común. Para qué negarlo. He aprendido a convivir con mis prejuicios y mis enanos fascistas. Porque es justamente cuando uno reconoce sus pequeñas o grandes bajezas, que la vida transcurre mucho más pacífica (aunque sea para uno mismo).
Pues bien, todo esta introducción es para decir que: YO TRABAJO.
Que no gane dinero es otro tema. Que gane dinero (que de hecho algo gano) pero que por el monto se pueda decir que mi sueldo es "simbólico", también es otro tema. Porque la verdad es que YO TRABAJO.
Con mis propios horarios, es verdad. No siempre, es cierto. Cuando tengo algo que decir, para qué mentir. Pero considero que todo lo que rodea al acto de escribir: leer, estudiar, investigar, leer blogs, pensar, mirar películas, todo lo que mueve mi creatividad, viajar, interactuar con otras personas, ir a espectáculos, muestras, etc, es parte de mi trabajo. También trabajo cuando escribo y tiro y tiro y escribo. Aunque al final del día no haya un producto terminado, léase cuento, he trabajado.
Por eso, desde aquí, admito que estoy podrida, harta, hastiada, agotada y deprimida de que me preguntan: Y USTED, ¿POR QUÉ NO TRABAJA? O cualquiera de sus variantes: ¿NO VA A BUSCAR TRABAJO?, ¿NO QUIERE TRABAJAR?, ¿CUÁNDO VA A TRABAJAR? ¿NO CONSIGUE TRABAJO? ¿DE QUÉ PODRÍA TRABAJAR? Y que me lo pregunte toda la gente que sabe que escribo, y que he tenido la suerte de publicar, pero que cree que por el hecho de pasar la mayor parte del día en mi propia casa, frente a la computadora, o corrigiendo mis escritos, no trabajo. Porque trabajar, para ellos, es ser infeliz. Es estar en una oficina de 9 a 18 horas. Es tener un jefe. Es hacer algo que no nos gusta ni nos interesa, pero que nos brinda a fin de mes un cheque con un monto aceptable. Se trabaja, en esta civilización judeo-cristiana occidental, sólo por el resultado. Trabajar para ser feliz está mal visto.
Pero yo trabajo (¿cómo se lo explico a la señora que trabaja en mi casa y que me pregunta por qué no trabajo, a pesar de que le regalé todos mis libros a sus hijos?). Trabajo de escribir, porque si no lo hiciera no podría vivir. Trabajo de escribir porque algo inscripto en mis genes me diseñó para esto. Trabajo de escribir porque cuando escribo algo sucede en el equilibrio cósmico que hace que el mundo siga girando, y cuando un chico lee uno de mis cuentos y sonríe, y piensa, y se estremece, y se emociona, sé que le he aportado un poco de mi alma, y ese es el mejor sueldo que uno puede ganar.
En conclusión: trabajo. No sé si de escritora. Decir "escritor" me parece algo muy grande. Trabajo, entonces, de inventar historias. Como un moderno juglar. Trabajo de ponerle palabras a la fantasía. Trabajo de crear mundos posibles o imposibles.

Lástima que quizás dentro de poco tenga que salir a buscar trabajo "de verdad", porque esto de llegar a fin de mes, parece, también es importante.







17 comentarios:

matias guillan dijo...

y nosotros te creemos, vero.
te creemos.

cariños.

la enmascarada dijo...

Sí, yo justo te iba a preguntar eso, porque si bien considero escribir como un trabajo, sé que en el mercado no es un bien con mucho valor de cambio. La pregunta era ¿cómo llegás a fin de mes? (a ver si tenías algún truco)

Verónica Sukaczer dijo...

¡Sí, tengo un truco: me casé!
Hay un chiste de Matías, del Clarín, que dice así:
Matías: -Ma... ¿de qué vivimos nosotros?
La mamá: -Bueno Matías, a ver... cuando yo era jovencita mis padres pudieron mantenerme para estudiar una carrera. Pudieron mantenerme para estudiar inglés, y pudieron mantenerme para estudiar artes. ¡Y yo aprendí!
Matías: -Ah... ¡vivimos de lo que vos sabés!
La mamá: -No Matías... ¡aprendí a que alguien me mantenga!
:-)

Laura dijo...

Ya que trabajás creando mundos posibles o imposibles, a mi me gustaría tener el dinero suficiente para encargarte uno a mi medida...Porque a mi me gusta como vos escribís, y seguro que si yo te cuento un par de cosas, vos sos capaz de inventarme uno que me quede bien...

Bestiaria dijo...

Un jefe mío contaba que entrevistó a una chica para un puesto NECESARIAMENTE bilingüe, y que cuando llegó a la parte de idiomas en el CV no encontró nada. Entonces la chica le explicó que nunca había estudiado inglés, que era autodidacta, porque escuchaba canciones y las traducía, miraba friends en inglés y después practicaba en su casa...
Mi jefe le dijo "aaaaah, aja aja" y le dijo que cualquier cosa iba a llamar. Pero la chica, que notó que jamás iba a hacerlo, le insistió para que la entrevisten en inglés tanto tanto, que finalmente accedió.
Cuando la entrevistaron, no solo hablaba inglés perfectamente, sino que le terminó explicando a quien la testeaba cómo se pronunciaban los "plosives".

Lelaina dijo...

¡Usted trabaja!
Malditos aquellos que piensan que trabajo es lo que es gratificado pero no gratificante, lo que se hace con esfuerzo pero no con energía.
¡Usted trabaja!

la enmascarada dijo...

Y sí, el matrimonio...es un trabajo!

Verónica Sukaczer dijo...

Teniendo en cuenta que todos ustedes consideran que yo trabajo, y que en este mismo momento estoy trabajando, agradecería el pago por la lectura de cada post.
Y por supuesto se lo dedico a la señora que trabaja en mi casa, quien fue la musa inspiradora de este breve texto, cuando me preguntó: ¿Y usted, por qué no trabaja?

la enmascarada dijo...

Linda, te ganaste que no te lea másssss...ja!

Verónica Sukaczer dijo...

¡Pero mirá que pido poco! Un peso... un alimento no perecedero, una remerita de Zara, ¡lo que a vos te parezca! :-)

Lars dijo...

Maravilloso trabajo. Es una envidia. Tendrías que encontrar un equilibrio entre el cheque jugoso y la felicidad.

Mariposa}:{Mística dijo...

Me encantan sobremanera esos comentarios de la gente tipo: y porque no salís a trabajar?
cuando vas a buscar trabajo?

o

claro vos que tenés un marido que te mantenga...
y vos tenes la suerte de tener un marido con dinero y no te deja trabajar(¿????)
y yo me pregunto que hago todo el bendito día con esta bendita familia!! y el bendito hogar de esta bendita familia quien lo mantiene en raya?!!
besis

Verónica Sukaczer dijo...

Lars: como dijo Marx (Groucho), la felicidad está en las pequeñas cosas: una pequeña fortuna, una pequeña mansión, un pequeño yate...

Mariposa: ¡totalmente! La señora que viene a trabajar a mi casa viene 1 vez a la semana, y más que nada para planchar. Ni siquiera cuida a mis chicos. ¿Quién cree que mantiene la casa los otros 6 días, limpia, lava, hace compras, cocina, lleva, trae, cuida, etc, etc? Que me quede tiempo para escribir ya es un milagro.

Cariños a todos.

daisy dijo...

Si bien lo mío no es escribir (vocación frustrada, que le dicen), te entiendo un poco porque, al trabajar en casa, puedo darme el gusto de dormir hasta un poco más tarde que lo común... y la gente que me llama a las 9 de la mañana y me escucha voz de dormida me dice "¡Pero cómo estás durmiendo a esta hora!!!" O se empiezan a disculpar falsamente: "Ay, perdoname, no sabía que te iba a despertar a esta hora!". Todo con un tinte de envidia en la voz, jejeje...
No importa que yo después me quede laburando en la compu hasta las diez de la noche, claro! O acaso la única gente que trabaja es la que se levanta temprano, eh?

Io dijo...

Usted trabaja, solo que lamentablemente vivimos en un entorno caracterizado por lo concreto e inmediato, donde sentimientos y pensamientos suelen desvalorizarse...
Sepa que esperamos las musas esten con usted, la nutran aun mas de ideas y creaciones, no solo porque podra redituarle de otra forma su actividad, sino porque podra hallar mas de esa mistica dicha de escribir y compartirlo ;)...

Ztirzo dijo...

Hola!!!
Antes que nada quiero decirte que me ha encantado tu blog. Llevo leyendote un par de días, pero ya casi acabo con el archivo jejeje. Ah, por cierto, espero que no te enojes por tutearte, quizás yo no seré un escritor... ehem, "inventor de historias", pero a veces el título de "blogger" nos hermana, no crees? jejeje. Escribía para decirte que me encanta tu trabajo... sabes? En parte mi sueño es ser un poco como tú, osease... quiero estudiar periodismo... o antropología...o ambas... el punto es que me quiero dedicar a escribir. Pero me has dejado pensando en algo, Yo no tendré un esposo! si acaso una esposa, pero en "esta civilización judeo-cristiana occidental" no será bien visto que me mantenga!! Maldición, correré el riesgo de morir de hambre cada quincena jajaja pero todo sea por las letras, las artes, la ficción, la imaginación y todas esas cosas de las que vive el hombre aparte del pan!
Nos seguimos leyendo;)!
Saludos!

Verónica Sukaczer dijo...

Ztirzo: ¡gracias por todos los elogios! La verdad que leer todos los post viejos te ha valido el premio de lector del mes :-). Yo también pensé en estudiar antropología, o historia, o sociología, o... y llegué a la única conclusión de que lo que me gustaba de cada carrera era investigar y escribir. De ahí que terminé en periodismo. ¡Suerte con tu elección!