04 noviembre 2005

EL POST DE HOY

En el día de hoy mi yo, mi ello y mi super yo se enfrascaron en una inútil conversación que, a falta de otro tema para postear, transcribo acá. No puedo discernir quién dijo cada cosa. Hablan muy rápido y sus voces se mezclan y me llenan la cabeza de pelotudeces.

-¿Hoy qué vamos a escribir?
-Mirá que ya te pasaste con la literatura. Todo literatura y todo yo-yo-yo-yo. Te estás inflando.
-¿Me decís eso justo ahora, que acabo de bajar 5 kilos?
-Vos no bajaste de peso, te pinchaste y se te salió el gas. Eran cinco kilos de coca-cola.
-Estás envidiosa.
-¿Alguien me puede decir sobre qué vamos a escribir hoy?
-¡Forros! Sobre esas mamás que se asustaron porque a sus hijos les dieron forros en la escuela. Seguro que si les repartían un poco de TNT, en medio de una conversación sobre los logros yankes, no se asustaban tanto.
-¿Podés creer que todos los tipos que conocí usaban forros especiales? A ninguno le servían esos que te dan en los telos, los baratos. No, uno usaba forros humectantes para que no se le paspara, otro extra large para levantar el ego, otro sólo los lubricantes bactericidas, seguro nos consideraba unas roñosas, y otro sólo importados.
-¿De eso vamos a escribir, de forros?
-Yo lo que quería era cortar con tanta cosa literaria. Como que me perdí un poco... no era lo que había planeado.
-Vos vivís perdida.
-Mirá... sin ánimo de ofender, pero me parece que cuando escribimos sobre hipoacusia no nos escuchó nadie.
-Es que esas cosas sólo le importan a los que las viven...
-¿Viste que a la gente le molesta conversar con personas ciegas porque se les revolean los ojos?
-¿Y eso qué tiene que ver?
-Yo decía nomás...
-Tampoco puedo seguir escribiendo sobre hijos porque para eso está el otro blog.
-Como siempre, llevamos a los chicos a una reunión para que los conozcan y vean qué lindo e inteligentes que son, y terminamos queriendo dejarlos en el sector infantil, con pelotero y alguien que los cuide. ¡Que no nos hinchen que queremos conversar un rato!
-Estaba pensando en abrir otro blog...
-¿Abrirlo? ¿Son como sucursales?
-Le quiero poner "Matrícula... " y sigue el número de nuestra matrícula, y allí podríamos postear notas de actualidad. Volver un poco al periodismo.
-Vos sos la única que quiere volver. Todas las demás queremos huír.
-Es que acá se está haciendo muy profunda la cosa... ¡mucha literatura!
-Si hoy en el shill, juego con los jueguitos del celular, ¿se escucha?
-¡Somos la tía del pibe! ¿Y vos te vas a poner a jugar con el celular?
-Son un embole los bar-mitzvá.
-Yo le voy a pedir a B que si algún día Alan se tiene que disfrazar, me preste el talit, la kipá y los tefilim, ¡y lo disfrazamos de judío!
-Mientras no haya otro disfrazado de nazi...
-¿Podemos volver al post del día?
-¿Tooodos los días hay que postear? ¿Ahora es obligatorio? No sea cosa que alguien entre y lea material viejo, ¡qué miedo!
-Bueno... pero entonces hasta el lunes no vamos a poder escribir nada. Mañana tenemos la lectura de Torá y el domigo la fiesta.
-¿Qué nos vamos a poner?
-El vestido de bobe.
-A mí me da miedo de que bobe encuentre un camino cósmico a través de nuestro vestido, y se meta en nuestro cuerpo para poder estar en el bar-mitzvá de su bisnieto.
-Vos hablás demasiadas boludeces.
-Literatura no, entonces.
-No.
-Chicos tampoco. Periodismo menos. Hipoacusia no. No nos queda nada por decir.
-La gente inteligente es la que se calla cuando no tiene nada que decir.
-Yo veo que vos seguís hablando...
-¿Saben qué me gustaría hacer? Un blog estilo telenovela, todo dialogado.
-Vos te querés subir al éxito de "Más respeto que soy tu madre".
-Justamente si no lo propongo en serio es por eso.
-El tipo va a publicar un libro, me parece.
-Se la pasan hablando de abrir otros blogs, pero en este no pasa nada.
-Es como que... no sé... ya van cuatro meses...
-¿Ya te aburriste? Porque vos dejás siempre todo lo que empezás.
-¡No! ¿Por qué siempre me tiran toda la culpa a mí? No me aburrí, lo que pasa es que... no sé...
-¿Qué te había dicho ese escritor super famoso con el que salimos varias veces?
-Que era una gata flora.
-Sos una gata flora.
-Una gata flora que escribe bien, dijo.
-Entonces... ¿hoy qué vamos a escribir?
-No sé... tenemos que hacernos las uñas y buscar a los chicos en lo de mamá. Ari ayer no se quiso bañar. Y seguro que habrá que planchar algo. Poné esto y listo.
-Yo el celular lo llevo igual, por las dudas. Pero le preguntamos a alguien si los juegos hacen ruidito.
-Me tenés los ovarios llenos, vos.
-Vos también.
-Che... los pibes que se llevaron los forros, alguno se lo debe haber probado, ¿no?

18 comentarios:

Anónimo dijo...

Hey, you have a great blog here! I'm definitely going to bookmark you!

I will pay $10 - $50 hour to work at home using your computer. No boss, set your own hours, easy work, start making money today!

Come and check it out if you get time :-)

El Dandy dijo...

De todo un poco como en botica. Me hiciste pasar un buen rato.

Plasma TElevision Center dijo...

I just came across your blog and wanted to drop you a note telling you how impressed I was with the information you have posted here.
I also have a web site & blog about Plasma Television so I know what I'm talking about when I say your site is top-notch! Keep up the great work!

juan carlos dijo...

Genial, Verónica. Yo también tengo esas disputas interiores a la hora de escribir en la bitácora, pero las mías no tienen tanta gracia, son aburridas y llenas de sentimientos de culpabilidad (por no escribir, por un lado, y por no escribir bien, por otro). Tú lo has reflejado muy bien.

Roberto Iza Valdes dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Anónimo dijo...

no puedo creer que sos la autora de uno de mis libros favoritos de cuando era niña.. "nunca confies en una computadora"!
vos, (entre tantos otros) ayudaste a alimentar mi pasión por la lectura, y también el deseo de escribir
te agradezco sinceramente

Barbarita dijo...

Muy graciosa tu conversación, Vero. Te digo una cosa: yo cuando empecé a escribir mi blog fue por tener un lugar para charlar con los amigos que me había hecho en internet. Era una época en la que trabajaba desde casa y apenas pisaba la calle y de esa forma me sentía en compañía todo el tiempo. Quizá por eso nunca me planteé sobre qué temas escribir, porque en realidad no escribía, hablaba.

Es evidente que unos temas tienen más exito que otros a la hora de la participación, pero porque sean menos comentados no quiere decir que no interesen.

Yo en particular, escribo sobre lo que tengo ganas de contar en el momento. Más o menos como si agarrase el teléfono y llamara a un amigo: "mira lo que me pasó hoy". O "una vez me ocurrió esto o lo otro y ahora me vino a la cabeza. Fue así...". La otra noche por ejemplo, no podía dormir, y simplemente dije: "estoy insomne". En principio eso es un post completamente estúpido que al cabo de las horas ya no tendría ni razón de ser publicado, sin embargo a mí me sirvió para romper con el malestar que tenía, para hablar en tres líneas de mi abuela (se ve que necesitaba hacerlo, porque luego me dormí), y a la vez hubo a quien le gustó ese tema y comentó. Es decir, cuento la historia que tengo ganas de contar y no me planteo si hablo demasiadas veces sobre lo descerebrados que son los taxistas. Si a alguien le aburren las historias sobre taxistas, tendrá que largarse a leer el blog de una persona cuya vida no se vea afectada por el comportamiento de ese sector de gente. Así que creo que lo más normal es que si te dedicas a ello, hables de literatura todas las veces que tengas ganas.
No sé, es mi modo de verlo.

Por lo demás, decirte que el tipo de "Más respeto que soy tu madre", ya publicó el libro ;-)

Un beso!

Verónica Sukaczer dijo...

¡Gracias a todos por su participación! Pueden pasar a retirar el premio por la ventanilla 000 de 10 a 10,05 hs.

A la usuaria anónima: ¡¡¡gracias!!! Me alegra muchísimo, me pone súper feliz que muchos de mis lectores me estén encontrando acá. ¿Sabés? Sigo escribiendo sobre computadoras, y estoy a punto de terminar otro libro de cuentos. Lo que me asusta un poco es eso de: "cuando era chica..." ¿¿¿Quiere decir que creciste??? ¿Cómo me podés haber leído cuando vos eras chica, si yo también era chica? ¿O ahora me van a decir que los años pasan también para mí? No... eso me dejó plantada en plena crisis de los 40, ¡y con 3 años de anticipación! :-)

Barbarita: me encanta leerte por acá. En realidad el diálogo es también literatura, y sobre eso quería escribir. Me encanta escribir diálogo, he escrito cuentos de varias páginas sólo basado en diálogo, y me da cierto orgullo que, a pesar de no poder escuchar a la gente que no me habla de frente (es decir, a pesar de no poder escuchar conversaciones ajenas, que sirven para mantener afinado el oído y estar al tanto de cómo se está hablando, ciertos modismos, etc), todavía puedo con el diálogo. Así que en realidad eso era lo que quería escribir, disfrazado de no saber qué escribir :-).
¿Y le está yendo bien al libro de "Más respeto que soy tu madre"?
Cariños

Barbarita dijo...

¿Ves que yo todo me lo tomo literal, y pensé que realmente pasabas media hora al día conversando contigo misma sobre qué escribir en el blog? ;-)

Lo que comentas de poder mantener los diálogos actualizados teniendo problemas de audición, me ha hecho acordar de una cosa. Una vez conocí a una chica que era sorda desde pequeña. Oía un poco, pero muy muy poco. Era una loca de la lectura, leía todo el tiempo pero apenas hablaba con nadie (toda su familia eran más o menos sordos), y la cosa es que cuando hablabas con ella, se expresaba literariamente... decía palabras que ya nadie en el mundo decía, y construía las frases de tal forma que te parecía estar oyendo el fragmento de una novela del siglo diecinueve, ¡era muy graciosa! Aunque entiendo que debe ser mucho mejor poder hablar a la manera de tus contemporáneos :)

En cuanto a lo del libro de Los Bertotti, sí, va muy bien. Me contó Hernán ayer que ya casi se había agotado la primera edición y que a mediados de este mes sacarían la segunda.

matias guillan dijo...

una cosa: átese el pelo arriba, colita alta o lo que fuera que muestre el cogote. las mujeres de vestido que muestran el cogote son bellas.

cariños.

Verónica Sukaczer dijo...

Barbarita: me encantó tu historia de la chica sorda hablando literariamente, y ya te la robo para un cuento :-).

Barbarita dijo...

Daaaale, Vero. Pero luego lo publicas en el blog para que lo podamos leer, ¿si?

Beso! :)

Anónimo dijo...

bueno, podemos llegar a un acuerdo en que en vez de ser chica, ahora soy joven (si, oponemos los 2 terminos)
y vos tenes la libertad de ser lo que sientas
te gusta? :)

Roberto Iza Valdes dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Roberto Iza Valdes dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Roberto Iza Valdes dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Ztirzo dijo...

Wow! Bonito dialogo!
Aunque apuesto que es bonito para el que lo lee, pero para el que vive las discusiones de si mismo, su yo y su super yo, puede resultar hartante jajaja. De cualquier forma quería manifestarle envidia por su manera de escribir. Si mis pininos literarios tienen un defecto, son que no sé usar el dialogo ni tantito jajaja En fin, ya aprenderé... prometo aprender... quiero aprender... espero aprender...
Saludos!

Verónica Sukaczer dijo...

Ztirzo: ¡y sigo con los agradecimientos! A mí me encanta el diálogo, me cuesta mucho leer una novela sin diálogos. Pero creo que todos el mundo encuentra su fuerte y su forma de expresarse, y que todo puede aprenderse, probarse, equivocarse, volver a intentar. Y esto ya parece una canción de Lerner :-).